Sacerdotes y monjas son habitualmente agredidos en las calles de Marsella, la segunda gran ciudad de Francia – Alerta Digital