¿Cómo es posible que el voto de un estúpido y el de un científico valgan exactamente igual? – Alerta Digital