¿Qué se puede esperar de un sistema electoral viciado en origen? – Alerta Digital