«Usque ad aras amicus»: Hasta el altar, amigo – Alerta Digital