El pronunciamiento militar del 23 de febrero: hipocresía borbónica sin aclarar (II) – Alerta Digital