Fabián Picardo, el «capo» al que todavía no se la ha procesado – Alerta Digital