La diferencia entre un ministro de Defensa de verdad y una ridícula modistilla disfrazada de ‘abeja Maya’ que juega a los soldaditos – Alerta Digital