Sobre una época, un lenguaje propio y un eterno «hasta luego, Lucas» – Alerta Digital