La libertad de expresión, en estado crítico – Alerta Digital