El exdirector del Lliure culpa a las redes sociales de «destruir cualquier reputación» – Alerta Digital