La guerra a la natalidad se extiende a los hoteles: «No se admiten niños» – Alerta Digital