José Rojo, ejemplo del poco presente que se ofrece al futuro de la Fiesta – Alerta Digital