La Justicia sueca da la razón a una musulmana que se negó a estrechar la mano en una entrevista de trabajo y obliga a la empresa a pagarle 4.000 euros – Alerta Digital