Las tensiones políticas y la sangría económica provocada por Nicolás Maduro convierten a Venezuela en una olla a presión – Alerta Digital