La ministra de Educación ataca a Dios y a la familia, mientras excluye el patriotismo como virtud – Alerta Digital