Peter Falk, algo más que el teniente Colombo – Alerta Digital