03/06/2018
REDACCION | 4056 lecturas

Los peligros de traficar con España

Manuel Marín*.- La llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa está plagada de incógnitas, riesgos y peligros sobre la forma en que afrontará la gestión del Gobierno durante lo que decida, o le permitan otros partidos, alargar la legislatura. La causa de esos riesgos y peligros es el grueso velo de opacidad que sigue encubriendo los compromisos, promesas y acuerdos que haya alcanzado con los partidos políticos que han desalojado a Mariano Rajoy de La Moncloa. En ningún caso, los intereses económicos de Unidos Podemos son compatibles, por ejemplo, con los del PNV, y la consecución de pactos legislativos será un suplicio para Sánchez, si esa es realmente su intención.

Cabe la opción de que Sánchez asuma que la gobernabilidad real, fáctica, no es posible, y que utilice la atalaya de poder que representa la presidencia del Gobierno para socavar a Unidos Podemos con la mente puesta en las futuras elecciones. Lo mismo deberá intentar un nuevo PP respecto a Ciudadanos. Gobernar con 85 diputados para afrontar profundas reformas será una entelequia sin contar con los 137 escaños del PP y con los 32 de Ciudadanos. La aritmética sumaba para una moción de censura, o incluso para una eventual investidura. Pero para poco más, porque la madeja de intereses cruzados entre lo que el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba bautizó en su día como «gobierno Frankenstein» son evidentes.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan tras la moción de censura

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan tras la moción de censura

Hay dos evidencias: la formación inminente de un nuevo Gobierno socialista y que, como mínimo en un año y medio, no se celebrarán elecciones salvo catástrofe para Sánchez. Bajo esas premisas, la supervivencia a toda costa en el poder es el objetivo más plausible. Sin embargo, Sánchez ha logrado los votos de un entramado de partidos incompatibles entre sí cuyo único nexo en común es la discusión de la unidad de España. Sánchez ha generado una expectativa de satisfacción global de todos los intereses en juego, consciente de que de facto estará maniatado. Gestionará un jeroglífico en el que las cesiones a los partidos separatistas y al populismo de extrema izquierda será su única garantía de supervivencia.

Unidad de España

Joan Tardà felicita a Pedro Sánchez (El Periódico)

Joan Tardà felicita a Pedro Sánchez (El Periódico)

Atrás quedaron los días en que José Luis Ábalos, mano derecha de Sánchez, afirmaba taxativamente respecto a los partidos independentistas que «no tomaremos atajos para un proyecto del que no les escuchamos desistir. Estos no pueden ser en ningún caso aliados nuestros ni para una moción de censura». La hemeroteca es demoledora. Sánchez habló el pasado jueves de «tender puentes» a Cataluña. Habló de diálogo, pero no aclaró con qué límites más allá de la retórica de esa expresión. Sánchez ha mantenido siempre que España debe ser una «nación de naciones», y aún habiendo apoyado al Gobierno de Rajoy con la aplicación del 155, nunca renunció a su proyecto federal del Estado.

Su propuesta de reforma de la Constitución -que seguirá aparcada con seguridad- choca con la realidad. Pero es indudable que el respaldo de PdeCat, ERC, Bildu, Podemos y el PNV a la moción de censura tendrá un precio.

Nada aclaró Sánchez sobre qué cesiones está dispuesto a hacer al nacionalismo. La permisividad de Rodríguez Zapatero en 2005 y 2006 en la redacción de un nuevo Estatuto de autonomía de Cataluña tumbado por el Tribunal Constitucional degeneró en la ilegal declaración unilateral de independencia del pasado octubre. Sánchez podrá ofrecer una salida similar al separatismo catalán a la que ofreció Zapatero, pero la gravedad del desafío al Estado de Derecho ya lo hace inviable. El separatismo no quiere más reformas estatutarias. Quiere que el Gobierno anule a la Justicia, derogue por la vía de los hechos consumados el Código Penal, y quede impune el golpe de Estado dado en Cataluña. «Hacer política», lo definen como un eufemismo que nadie consigue desentrañar. Tampoco servirá ofrecer a Cataluña un pacto fiscal a medida del separatismo. Rajoy intentó explorar esa vía como solución frente a la ruptura. Pero Artur Mas y Carles Puigdemont ya habían dictado sentencia.

Tampoco Sánchez ha esclarecido sus intenciones para dar satisfacción al PNV, que acaba de suscribir con Bildu en el Parlamento vasco un proyecto de reforma de su régimen de autogobierno para regular la nacionalidad vasca con la anexión de Navarra como objetivo de futuro. Zapatero erró también con el «plan Ibarretxe». Emularlo a cambio de su pasaporte hacia la Moncloa es un riesgo que Sánchez deberá valorar porque sectores del PSOE «españolista», instalados ahora en un mutismo sobrecogedor, pueden llegar a rebelarse contra nuevas veleidades independentistas. Sánchez deberá medir sus pasos porque se hace difícil creer que el PSOE del 155 ponga a la España constitucional en almoneda.

Política económica

Sánchez no tiene más remedio que derogar la reforma laboral de Mariano Rajoy. Es su promesa estrella y una exigencia de Podemos. Sin embargo, el PSOE es plenamente consciente de que el crecimiento y la creación de empleo al amparo de esa ley son una evidencia. El riesgo de hacer tabla rasa para la estabilidad económica es serio. Lo mismo ocurre respecto a su proyecto de sostenimiento de las pensiones, con la prometida «tasa a la banca» para recaudar 5.000 millones de euros, porque a menudo la demagogia está reñida con la realidad. La financiación autonómica, la aplicación de unos Presupuestos Generales comprometidos con el PNV y que el PSOE rechaza frontalmente, y las exigencias europeas de cumplimiento mínimo de unos estándares de déficit público, serán también un riesgo para las muchas promesas ciegas realizadas desde la oposición.

Justicia y bloqueo institucional

El bloque institucional provocado por la fragmentación parlamentaria y la ausencia de mayorías absolutas persistirá. Sánchez es consciente de que no podrán prosperar muchos cambios sin un acuerdo previo con el PP, que necesariamente deberán ser selectivos y en los que Génova hará valer los 137 diputados. No conviene olvidar que Sánchez gobernará con 85. La renovación de RTVE, del Consejo General del Poder Judicial y de la presidencia del Tribunal Supremo, y de multitud de organismos deberá contar con un consenso previo con el PP para no convertirlas en imposibles. Con seguridad, cambiará también la Fiscalía General del Estado, y solo el tiempo determinará si se modificarán los criterios acusatorios, por ejemplo, respecto al proceso a los antiguos dirigentes de Cataluña encausados. Es lo que esperan ERC y PdeCat, y es lo que el PSOE de momento no ha detallado.

Política Antiterrorista

La diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia, formación que dio su apoyo a Pedro Sánchez

La diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia, formación que dio su apoyo a Pedro Sánchez

El hipotético acercamiento de presos etarras al País Vasco tras la disolución de ETA no se abordó en la moción de censura. Fue el PSOE quien puso en práctica esa medida treinta años atrás y nunca la modificó. Sin embargo es una eterna exigencia del PNV, de la que no hay certeza que forme parte del acuerdo que hayan alcanzado PSOE y nacionalistas.

Pero la sospecha persiste porque el pacto sigue siendo oculto.

Defensa

En materia de Defensa, la dependencia de Sánchez del discurso de Podemos para desproteger presupuestariamente a nuestras Fuerzas Armadas es un riesgo que puede llegar a contradecir las exigencias que impone la OTAN a sus países miembros. No tendrá fácil Sánchez aplacar el discurso antimilitarista y populista de Iglesias. Gestionar la demagogia extremista de que España paga armamento de guerra mientras recorta en sanidad, educación, becas o investigación obligará a Sánchez a toparse con la cruda realidad de las angosturas presupuestarias, el pago de los subsidios de desempleo, las pensiones y la financiación autonómica.

Gobernar para contentar a todo el entramado de partidos «Frankenstein» que apoyaron a Sánchez, y hacerlo además con un PP mayoritario, pero herido en su orgullo e incapaz de calibrar aún la magnitud de su shock, obligará a Sánchez a un ejercicio de contorsionismo imposible. Con todo, el secretismo de su baza para contentar al independentismo a cambio de comprar sus votos es la más inquietante de las incógnitas a las que ahora se enfrenta España.

(ABC)

 

Comentarios

5 comentarios en "Los peligros de traficar con España"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Nacionalista español
Nacionalista español
04/06/2018 10:10

Maldito mason podemita que necesita el apoyo de los separatas asquerosos que es socialista como Stalin maldito rojo que no tiene fe en el sagrado Cristo, no es ateo es un Masón que adora a belcebú y satanás, defiende el aborto el caudillo tendría aue haber legalizado el aborto para que los abortaran a ellos malditos mugremitas.

NACIONALISTA ESPAÑOL
NACIONALISTA ESPAÑOL
04/06/2018 22:59

Idiota no utilices mi apodo para confundir aun más al personal.

Un verdadero NACIONALISTA IDENTITARIO ESPAÑOL del siglo 21 del año 2018 no diría sandeces como las dices tú.

FRANCO murió hace 40 años y con el su régimen.

Viriato
Viriato
04/06/2018 14:08

Ja ja ja … Pareces el cura párroco de Aldeanueva de Arriba, en el siglo XVI…

Carpeto Veto
Carpeto Veto
04/06/2018 11:10

Enhorabuena, Nacy!! -de buen rollito, como diminutivo de Nacionalista-.

Has batido el record mundial de insultos sin decir nada más.

Por cierto, el que te hagas denominar como Nacionalista español implica que no tienes claro que España sea una nación, sino que tu lo reivindicas a través de tu nombre.

María Luisa
María Luisa
03/06/2018 15:27

Estas estrategias políticas de unos y otros mirando solamente su propio beneficio sin en ningún momento detenerse en lo que de verdad les interesa a España y los españoles
debería hacernos reflexionar pero de verdad para exigir que el que pretenda dirigir el destino de nuestro país lo haga con la lealtad que merece la confianza que los electores
hayan depositado en él.

wpDiscuz