Las contradicciones de Irene Montero y la mirada de odio a una periodista que le saca los colores – Alerta Digital