Los ciudadanos vascos redecoran su pasado más reciente para ocultar su cobardía y su indignidad – Alerta Digital