El Parlamento de Cataluña desafía una vez más al Tribunal Supremo al aprobar la reforma de ley para investir al fugitivo Puigdemont – Alerta Digital