15/04/2018
Tomás Salas | 4161 lecturas

La hucha

Compartir
Tags

Hay cosas que, por diversos motivos, van desapareciendo de nuestras vidas y se convierten en objeto de olvido o de nostalgia. Por ejemplo, los escarabajos, las peonzas, los botijos y las huchas. ¿Por qué ocurre esto, por que, de pronto dejan de sernos útiles y se pierden? El motivo no es caprichoso. Existen razones ocultas que nos hablan de nuestros gustos, de los hábitos culturales, de las expectativas. En el fondo la desaparición de estos objetos nos da pistas del pulso sociológico y moral de nuestra sociedad.

Me centraré en el último objeto citado, la hucha. Los que tenga algo más de la cuarentena recordarán que era un objeto cotidiano y frecuente, sobre todo para el uso de los niños. Cada cual tenía una para ir ahorrando las pesetillas (y fracciones de pesetas) que se iban cogiendo. La había de muchos formatos: de lata, la que tenía forma de cerdito, la que eran de cerámica y se rompían al final del proceso. Los bancos y cajas de ahorros aprovechaban esta costumbre, regalando huchas, que ellos mismos abrían para engrosar la “libreta” del niño ahorrador.

Pero todo esto pertenece al pasado. ¿Por qué? ¿Por qué el ahorro deja de verse como una virtud y, por tanto, deja de ser un hábito deseable y valorado socialmente? Apunto varias razones.

La primera, porque confiamos en que el Estado nos lo resolverá todo en un momento dado. La creencia del hombre antiguo en un Ser trascendente o en una Providencia que movía los hilos de su vida, se sustituye por la creencia en el Estado, del que esperamos que provea en los momentos de dificultad, cuando falta la salud, cuando nos vemos sin trabajo, cuando necesitamos cualquier servicio, subvención o ayuda. ¿Para qué ahorrar si se nos garantiza unos “servicios mínimos” de calidad de vida desde la cuna a la sepultura?

La segunda causa es la intensificación de lo que yo llamaría un sentido hedonista de la vida y la creencia en que la rueda de la Fortuna puede cambiar en cualquier momento su dirección. Hay que disfrutar el hoy y no hacer demasiados planes para el futuro. Un futuro que ni siquiera sabemos si existirá. Metidos en esta vorágine, en esta prisa por consumir y disfrutar, el ahorro es un puro contrasentido.

Esto, que parece un mero cambio de costumbres, transforma profundamente la realidad económica y hace difícil no sólo el ahorro sino cualquier proyecto económico a medio plazo que suponga un esfuerzo sostenido, Invertir esta situación supondría pasar de la mentalidad confiada (en el Estado) y hedonista a una más previsora y dispuesta al sacrificio. Cambiar de costumbres, de valores… ¡Qué difícil!

 

Comentarios

6 comentarios en "La hucha"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Mónica
Mónica
15/04/2018 23:18

Salvo disentir en que el Estado lo soluciona todo (otra cosa es lo que los ciudadanos pretendamos), totalmente de acuerdo. Las cosas no valen si no se pagan con esfuerzo. Estamos sumergidos en la cultura de la obsolescencia: los electrodomésticos, los dispositivos, se fabrican cada vez más programados para perecer al más corto plazo. Así, luego llegan las frustraciones y la violencia, cuando no se consiguen los placeres o las demandas de manera inmediata

Blázquez
Blázquez
18/04/2018 21:41

El autor no ha afirmado que el estado soluciona todo.

JR2
JR2
16/04/2018 18:42
Bueno…ya lo dijo en su momento una ministra socialista:”El dinero público no es de nadie”.Por eso roban todo lo que pueden y se les dejan(a golpe de ley).Estoy de acuerdo con el artículo pero me ha sabido poco.Hay un deterioro educacional y espiritual,de no valorar lo que se tiene.De saber si lo que compras ó en lo que te empeñas (una nueva forma de esclavitud) es lo que necesitas.El ahorro se penaliza porque quieren hacernos creer que eso es un valor “egoísta” y que hay que hacerlo circular para que funcione la economía.Eso es una media verdad y a veces… Leer más »
raul
raul
16/04/2018 8:53

planificar el futuro o como se dice ahora posponer la gratificacion requiere educacion y madures mental ,el analisis circunstancial debe mostrar si un ardite al dia es un penique al año o que me quiten lo bailado

Ramiro
Ramiro
16/04/2018 14:24

En efecto, la gente tiende a EXIGIR AL GOBIERNO QUE LE SOLUCIONE SUS PROBLEMAS, en vez de solucionarlos ellos mismos…
Todo esto se lo debemos al “buenismo zapateril”, entre otros, a la concesión indiscriminada de subvenciones y ayudas públicas a todo el mundo, como si AL ESTADO LE SALIERA EL DINERO POR LAS OREJAS.

Blázquez
Blázquez
18/04/2018 21:45

Buena reflexión y agradable lectura. Es de agradecer un artículo que no se centra en la candente actualidad.

wpDiscuz