El Himalaya de mentiras de la Segunda República (1): el pacto de los lobos – Alerta Digital