07/03/2018
REDACCION | 5057 lecturas

El feminismo o el odio al hombre como principio fundamental

Por Pío Moa.- Con deplorable descortesía hacia los prejuicios feministas, la Naturaleza ha tenido a bien imponer una profunda diferenciación entre los sexos, un dimorfismo sexual más acentuado en los humanos que en los demás mamíferos. El dimorfismo no atañe solo al aspecto físico sino, y en no menor medida, a la psique, como puede observar cualquiera que tenga ojos en la cara.

¿Qué caracteriza a la mujer con respecto al hombre? La maternidad. Esta no se refiere solo a los nueve meses de gestación, sino que abarca la cría y educación de la prole de modo más profundo e íntimo que la paternidad. Y moldea tanto el cuerpo femenino como su psique. En fin, la maternidad es la garantía de la conservación de la especie en la cual el papel de la mujer es más decisivo que el del varón.

Feministas de Femen apoyan sendas cruces en sus traseros dentro del Vaticano.

Feministas de Femen apoyan sendas cruces en sus traseros dentro del Vaticano.

Lo anterior es una evidencia que no requiere más explicación, aunque, claro está, no todas las mujeres llegan a ser madres, pro problemas físicos o sociales o personales. Y así como lo normal es que el instinto maternal sea muy fuerte, en algunas mujeres es débil o inexistente. Un estudio en Usa mostraba que el maltrato infantil era más frecuente por parte de mujeres que de hombres, lo que se explica probablemente por las tensiones sociales y profesionales que soportan muchas madres.

Pues bien, el feminismo, obsesionado con una igualdad que a la naturaleza no le ha parecido oportuna, y enemigo de la complementariedad de los sexos, detesta de modo principal la maternidad, pues pocas cosas hay más desigualadoras. Y al odiar la maternidad, odian inevitablemente a la mujer, a la mujer real, de modo semejante a como los comunistas odiaban y trataban de someter al obrero real, que rara vez seguían sus consignas y doctrinas. El feminismo es en ese sentido misógino; e histérico en cuanto que se opone a la naturaleza (que según él no existe: la polaridad sexual sería un asunto “cultural”, un simple capricho de sociedades opresivas). Por ello genera histeria tanto en mujeres como en hombres, y degrada la necesaria conservación de la especie. Se ha hecho notar que los principales líderes de la UE (Alemania, Francia, Italia, Holanda o Suecia, además de Inglaterra) no tienen hijos biológicos. El dato tiene significado porque, consciente o inconscientemente, los líderes sirven de ejemplo a la sociedad.

El aborto, por tanto aparece como un “derecho de la mujer”. El aborto es simplemente la liquidación de vidas humanas, pues no otra cosa es lo que conciben las mujeres. Observemos dos consignas típicas del feminismo y muy prodigadas (entre otras): “Si los obispos pariesen, el aborto sería un sacramento”. Es decir, que, de modo inconfesado, ellas reconocen el aborto una especie de sacramento, algo deseable y casi obligado (ellas o ellos, porque probablemente hay más feministas hombres que mujeres, y son precisamente ellos los que imponen leyes y medidas feministas). Por cierto que no es novedad en la historia. Ha habido sectas, como la de los cátaros o albigenses, que ya promovían el aborto, buscando el suicidio social deliberadamente.

Otra consigna no menos reveladora: “Nosotras parimos, nosotras decidimos”. Deciden liquidar una vida humana que, además, no procede solo de la madre, sino, en un 50%, del padre, cuyos derechos son literalmente pisoteados.

De hecho, asistimos actualmente a campañas de denigración de la maternidad, la cual supone, según se dice, enormes sacrificios y costes indeseables para la mujer. El NYT lamentaba recientemente que los ingresos de las mujeres eran inferiores a los de los hombres debido a la maternidad. La idea es muy significativa: en una sociedad en la que ganar dinero es la tarea que da sentido a la vida y mide el “éxito” en ella, las mujeres quedarían en desventaja a causa de la maldita maternidad.

Feministas de Femen arrojan agua bendita al presidente de la Conferencia Episcopal belga, un acto que, según las leyes españolas, sería considerado de "agresión" y no un delito de odio.

Feministas de Femen arrojan agua bendita al presidente de la Conferencia Episcopal belga, un acto que, según las leyes españolas, sería considerado de “agresión” y no un delito de odio.

La consigna citada expone implícitamente otro aspecto del feminismo: el odio al padre, y al varón en general. Ello se debe, posiblemente, a una reacción enfermiza que se da en algunas mujeres y que Freud achacaba, de modo absurdo, a todas: la “envidia del pene”. Las feministas quieren igualar al varón en todo, eliminar la complementariedad, y como ello resulta imposible, y en el fondo suicida, cobran un odio profundo a su modelo inalcanzable, entendiendo como una injusticia social lo que es simplemente una necesidad biológica para mantener en la tierra al ser humano.

Una necesidad que, casualmente, otras ideologías emparentadas con el feminismo, como ciertos ecologismos y homosexismos, miran con escepticismo o aversión, estimando la posible extinción de la especie como algo indiferente o incluso deseable. Ya hay ideólogos al respecto. El feminismo es tan misógino como misándrico.

Feministas radicales hacen una parodia de la Semana Santa.

Feministas radicales hacen una parodia de la Semana Santa.

El odio a la función paterna ha llevado también a negar a los hijos el más elemental derecho a un padre y una madre reales, sustituidos por la burla patética de dos papás y dos mamás y equiparando a los hijos con las mascotas. Ningún homosexual que realmente ame a los niños pretenderá privar a estos de aquel derecho básico.

El tema puede dar mucho más de sí. Durante largos años el feminismo, como otras ideologías, ha explotado un victimismo igualmente histérico, ante el que era difícil la defensa, porque criticarlo sonaba a injusticia y defensa de opresiones reales o inventadas. Pero una cosa es la igualdad de hombres y mujeres ante la ley, conseguida hace mucho, y otra estas oleadas de chifladura que están envenenando la relación entre hombres y mujeres, y que tan estrecha relación tienen con el deterioro de la salud social: aborto masivo, fracaso conyugal y familiar igualmente masivo, con repercusión sobre los niños y adolescentes sobre todo, expuesta en la expansión de la droga, de los suicidios o el alcoholismo juvenil y en otros fenómenos por el estilo.

 

Comentarios

51 comentarios en "El feminismo o el odio al hombre como principio fundamental"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Sanmalaquías
Sanmalaquías
07/03/2018 10:18

Siembra odio en todas sus formas y maneras posibles entre aquellos a quien desees dominar, y conquistarlos, someterlos y doblegarlos será un paseo militar.

Perosinruido
Perosinruido
07/03/2018 0:50
Feminista que pides el aborto libre… Eres libre de hacer el amor donde y como quieras y tomar las medidas necesarias para no quedarte en estado. Una vez ejerces ese derecho para que tu querido novio, amante o esposo se lo pase de placer pensando en segundo plano con el remedio del aborto es que tú misma te estás engañando. Para que lo sepáis una vez quedas en estado tu cuerpo por la ley del universo, de la madre naturaleza o de dios pertenece a esa alma indefensa pero iluminada con lo más valioso, la Vida. Si crees que ir… Leer más »
Edicto de Granada
Edicto de Granada
07/03/2018 11:40
El feminismo es un movimiento de subversión marxista cultural, que tiene el propósito de desestabilizar, fracturar y fragmentar la sociedad y despojarla de su funcionamiento natural por medio de la fabricación de conflictos artificiales entre los hombres y mujeres a partir de las incitaciones de que la mujer es objeto de opresión por el hombre y que la mujer no es diferente al hombre sino exactamente igual y es capaz de desempeñar todas las funciones de éste, por lo que este movimiento se disfraza hábilmente de una “reivindicación de derechos para la mujer” razón por la que gran parte de… Leer más »
Daniel Abuín
Daniel Abuín
07/03/2018 10:27

A más feas más feministas ¿casualidad? lo dudo…

Si una chica con el pelo de color raro te habla, sal corriendo o te denunciará!

Unomás
Unomás
08/03/2018 9:19

Si sales corriendo también te denunciará.

María
María
07/03/2018 9:13
Yo recuerdo un amigo de joven que odiaba a las mujeres porque decían que eramos orgullosas y creidas, lo que le pasaba a él er en realidad, es que no era muy agraciado y siempre se fijaba en las chicas más guapas yo medio en broma le dije, lo que te pasa a tí es que “picas muy alto”. Pues eso mismo les pasa hoy en día a muchas mujeres que pican muy alto, que quisieran enamorar a hombres más atractivos que ellas y dominarlos y como eso no pueden, pues se rebotan. Lo mismo pasa en los trabajos hay… Leer más »
Xesus
Xesus
07/03/2018 7:39

Gracias D. Pío, es un artículo esclarecedor y contundente!

Ataulforex
Ataulforex
07/03/2018 0:32
La izquierda necesita una nueva revolucion y esta no puede venir ya de una clase mas baja a la dirigente como siempre ha sido..reyes..nobles..burgueses y proletarios..Ahora esa lucha es de la mujer contra el hombre..para ello el odio y el deseo de exterminio si esta copiado de los movimientos revolucionarios pasados, pero ahora no tanto se persigue el poder, que es el feminismo de izquierdas como la zafia irene montero y de derechas como la petarda de Cifuentes o la engreida de Tejerina.. que tambien sino lo que esta detras es la disminucion de la poblacion y eso solo puede… Leer más »
Luis
Luis
07/03/2018 15:28

La falsa izquierda occidental moldeada en las ideas de Gramsci y la Escuela de Frankfurt no quiere lucha de clases¿sabes por qué? porque ellos ya son pequeñoburgueses y burgueses.
El izquierdismo moderno es un infantilismo consecuencia del excesivo bienestar y aburguesamiento que lleva a la estupidez y decadencia.

Carlos Areta
Carlos Areta
07/03/2018 2:39
Es el odio sexual en estado puro. Expresa una condición de odio… e incitación al mismo, que debería ser denunciada. Es el feminismo contemporaneo: una de las maquinarias sociológicas de implantación del modelo capitalista divisora de los pueblos en la falsa lucha de sexos, una doctrina de odio hacia el hombre que se podría definir como un genocidio… de los genes masculinos. El feminismo fanático y andrócida de hoy, frente al justo feminismo de antaño -caso de las sufragistas- que luchaba por las mujeres y no contra los hombres. Pero esto del feminismo actual es escoria infame creada por, desde,… Leer más »
TASIO
TASIO
07/03/2018 10:41
Pero, ¿Por qué no piden las feministas que se prohíba vivir de señora de… como la reina, las esposas de futbolistas, millonarios, políticos, notarios, registradores etc,etc.? ¿Por qué no piden que se prohiba el servicio doméstico y que cada uno se lave y se planche su ropa y se cocine su comida para liberar a las pobres inmigrantas de esa esclavitud? Lo que les pasa que ellas no han podido someter a un mirlo blanco (no hay más que ver lo feas y contrahechas que son) para dedicarse al gimnasio, a las compras, al centro de belleza y a chillarle… Leer más »
el frances
el frances
07/03/2018 6:11

No quieren ninguna igualdad , buscan la superioridad y copiar lo peor de la condición masculina de algunos hombres. En realidad no solo demuestran su misandria ,odio y agresividad sino que también demuestran un muy fuerte rechazo hacia la dignidad ,magnificiencia ,categoria y valor en la vida de la mayoría de las mujeres.

Gerardo Pérez Morales
Gerardo Pérez Morales
07/03/2018 3:31
Pese a quien pese, hombre y mujer, son complementarios. Hablando de los hijos, mi mujer, medio en broma, me dijo un día: ¡son míos, tú, solo pusiste el rato bueno! le dije:Si lo ves así, yo no los he gestado 9 meses, pero piensa que para criarlos, los dos hemos compartido los ratos malos y buenos, cada uno en su rol. Cuenta que siendo nuestros, no son nuestra propiedad, los tenemos en custodia, hasta que vuelen del nido. Ella, los ve como una propiedad suya, algo de lo que puede disponer, para mí, son algo que he recibido en depósito,… Leer más »
Ortas
Ortas
07/03/2018 14:07
Mirad, españolas: Cada vez que abro la boca para denunciar la manipulación “feminista” y la obsesión por el género, y todas sus múltiples contradicciones, soy linchado públicamente y acusado de maltratador o de ir violando mujeres. Yo no tengo por qué aguantar esto. Por ello, os digo, españolas, que os den por el culo. Que os busquéis un buen dildo para jugar con vuestras amigas bolleras, porque lo que es mi hombría no la vais a volver a probar. Afortunadamente algún efecto positivo tiene la inmigración, y es que podemos disponer de mujeres de otras culturas o razas no sometidas… Leer más »
EL OCCIDENTAL
EL OCCIDENTAL
07/03/2018 16:58

Ortas de verdad no hay ninguna española buena?, si ya se que hay algunas, pero esque me pasa como a tí, las mujeres que mas veo con sus hijos y que las ves que son maternarles son las eslavas y las moras, da pena ver como las españolas pasan de los hijos, o ni los tienen. Es algo horroroso, de todos modos tienes razón es terrible estar hoy con una feminista casado, es lo peor que le puede pasar a un hombre, peor que la muerte, ya que tu dignidad es continuamente mermada todos los dias por ellas.

P. O. A
P. O. A
07/03/2018 19:38

Yo estoy afortunadamente casado con una mujer que no ha sido abducida por esta basura FemiMarxista, y eso que en su curro tiene alguna compañera que otra, que hablan de ‘Maravillas’ hacia los hombres, (entiendase la ironia..) comprendo lo comentado por Ortas, hoy día la mujer Española por esta mierda del Feminismo radical, los globalistas HIJOS DE SATANAS como George Soros están de momento consiguiendo su propósito..

Unomás
Unomás
08/03/2018 9:29

Todas las mujeres, aunque no sean feministas, están expuestas al bombardeo continuo de mensajes feministas y despectivos hacia los hombres, y los niños en los colegios no digamos. Y como bien dicen muchos comentaristas, si te revuelves, te conviertes en el enemigo público número uno.
Tenemos todos un problema cada vez más serio.

Alejandro
Alejandro
07/03/2018 11:59

Este es otro plan de los globalistas genocidas, usar a las feministas ( que no tienen nada de feministas si atendemos al verdadero movimiento del siglo XIX) para dividirnos y acabar con el hombre. Quieren castrarnos, acabar con nuestra hombría, volvernos unos afeminados, acomplejados y con sentimiento de culpabilidad por se hombres.
Hay que hacer el día del orgullo masculino.

Dios con nosotros.

Ramiro
Ramiro
07/03/2018 12:10

Don Pío, totalmente de acuerdo con su artículo, por el que le felicito, muy sinceramente.
Las feministas no solamente han destruido, y siguen destruyendo, las familias, sino que como su única aspiración en la vida ES SER FELICES, PUES TIENEN DERECHO A LA FELICIDAD (según ellas, claro), NO TIENEN PROBLEMA ALGUNO EN ABORTAR TODAS LAS VECES QUE HAGAN FALTA.
Me gustaría que en los centros donde se practican abortos se preguntara a las clientas si son feministas: estoy seguro de que EL NOVENTA Y CINCO POR CIENTO, POR LO MENOS, DIRÍAN QUE SÍ…

verga
verga
07/03/2018 9:47

si mucho feminismo y “odio” al hombre, pero luego se vuelven locas con una verga.

mad max
mad max
07/03/2018 18:09

no me canso de decirlo el azote del decadente imperio romano fueron los barbaros el azote de occidente sera el islam,pobres homosexuales,feministas y demas raleas yo que ellos me alejaria de las azoteas

Rafael V
Rafael V
07/03/2018 17:44

El artículo yo creo que demuestra científicamente hasta donde está dividida la sociedad. Y esta división no esta llevando a la muerte sí o sí. Todas esas guarras de la foto son como hooliigans con ganas de dar puñetazos en caras y romper cosas. Para mi más adentro simplemente esperan a su amo coránico para iniciar una orgía universal de sangre y vicio en donde todas serán de nuevo probadas por su maldad bíblica.

Luis
Luis
07/03/2018 15:26

La primera foto es muy esclarecedora. Es normal que en las sociedades posmodernas y decadentes vacías de trascendencia haya elementas que canalicen su odio y complejos en estos movimientos, el problema son esa cohorte de MIERDAS niñatos que hay detrás que son casi más que ellas. MIERDAS sin cojones que se hacen perdonar la vida o lo más patético, que en su pagafantismo piensan que haciendo la pelota a esas orcos igual tocan teta o chocho(mal lo llevan, la mayoría son tortilleras)

Predicador
Predicador
07/03/2018 13:37
Estoy muy orgulloso de ser varón, macho u hombre y me considero respetuoso con la mujer, fémina u hembra. Mal que les pese a las feministas radicales, me encanta disfrutar de una erección y no voy a pedir perdón por no ovular, menstruar o parir. El hombre es hombre y la mujer, mujer. Aprovecho para comentar que escuché el podcast del pasado día 05 de Monseñor Munilla y lo suscribo en su integridad. Podéis escucharlo en “Sexto continente”. Esas femimachos odian su propio cuerpo, están acomplejadas y rezuman odio. Les recomiendo vayan un mes a Afganistán, Nigeria o Paquistán y… Leer más »
Jimena
Jimena
07/03/2018 13:18

El feminismo que describe don Pío no es el auténtico feminismo, el original y auténtico, en el que solo se pedía igualdad legal y jurídica. Esto de hoy es un feminismo desvirtuadp y pervertido, lo han mezclado con ideologías como el marxismo y la igualdad de género. Deberían ponerle otro nombre.
El padre Munilla describe muy bien lo que es el verdadero feminismo.

wpDiscuz