En el tablero catalán se juega una partida que el Gobierno del PP no quiere ganar – Alerta Digital