23/02/2018
REDACCION | 4159 lecturas

Ya lo siento hijo

Compartir

Carlos Herrera.- La censura. La torpeza. La mamarrachada artística. La legitimidad para crear y el deber de asumir las consecuencias de las obras creadas. El arte como forma libre de creación, de provocación, de agitación. El arte como refugio de mediocres con ínfulas. El arte y su pedantería. El arte cómplice con el poder: el realismo exigido en los totalitarismos tan del gusto de los que más invocan la libertad de creación. Y así.

España no es un país de presos políticos, pero cualquier idiota tiene derecho a defender lo contrario aún a sabiendas de que es mentira. Es, digamos, una materia en la que cabe algún atisbo de debate. Sin embargo, defender la muerte, el terrorismo, la tortura y demás es motivo de denuncia y responsabilidad penal. Es el caso de Arenas Beltrán, al que un exiguo número de seguidores conoce como «Valtonyc» y al que un puñado de líderes políticos ha defendido después de ser condenado a tres años y medio de prisión por varios tribunales. Algún desorientado observador imparcial pudiera pensar que a dicho elemento se le ha condenado por «cantar», como ha sugerido el líder de lo que va quedando de Podemos, Iglesias Turrión, y como ha afirmado la estupefaciente alcaldesa de Barcelona Inmaculada Colau. Repasemos los hechos probados que se recogen en la sentencia y comprobemos si es solo por cantar. Rapeaba el individuo en un tema llamado «Circo Balear»: «Jorge Campos merece una bomba de destrucción ya que queremos la muerte de estos cerdos; llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, Kalashnikov». Añadía: «Le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta ya que queremos la muerte para todos estos cerdos». El videoclip fue publicado en Youtube en febrero de 2012. Más. El tema «Deberían Tener Miedo» decía: «Deberían tener miedo como un Guardia Civil en Euskadi; un pistoletazo en la frente está justificado o siempre queda esperar que les secuestre el Grapo; dicen que pronto se traspasa la cloaca de Ortega Lara y muchos rumorean que Rubalcaba merece probarla; queremos que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada». Hay más; otro tema titulado España Goma Dos incluye expresiones como: «Sofía en una moneda pero fusilada, puta policía puta monarquía, para todos aquellos que tienen miedo cuando arranca su coche que sepan que cuando revienten sus costillas brindaremos con champán». Y redondea con un cuarto asunto titulado «Microglicerina»: «Cuando digo Gora ETA delante de un Guardia Civil, por eso te encierran y no por ser un hijo de puta como Urdangarín; quiero transmitir a los españoles un mensaje de esperanza, ETA es una gran nación. Tu bandera española está más bonita en llamas igual que un puto Patrol de la Guardia Civil cuando estalla. Que no se alarme nadie, la justicia es simple, pero está de vacaciones con Publio Cordón en el Caribe». Y añade: «Dudo que próximamente os peguen un tiro en la nuca, quizá cuando el Follonero diga quién tiene la culpa; mi puta lengua envenena la fuente de el agua que bebéis, el Rey tiene una cita en la plaza del pueblo, una soga al cuello y que le caiga el peso de la ley; un día coches volarán como Carrero Blanco y no colgaremos ningún lazo en el ayuntamiento; Bauzá debería morir en una cámara de gas o de una bomba; mataría a Esperanza Aguirre pero antes le haría ver cómo su hijo vive entre ratas; Miguel Ángel Blanco, Carrero Blanco (suenan disparos) bah, ya no, ahora toca a Juan Carlos».

Son hechos probados. Tengo mis dudas de que alguno de los que defienden la libertad de este becerro para escribir tanta mierda fueran capaces de entender que se las dedicaran a ellos. No es cosa de censura ni de libertad de creación. Son delitos consecutivos que, ya lo siento hijo, te van a enviar a la cárcel.

 

Comentarios

2 comentarios en "Ya lo siento hijo"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
José Ubalde
José Ubalde
23/02/2018 23:40

Ya será hora, si es así, que un profeta adelantado del marxismo cultural vaya a la cárcel. Hasta ahora solo han ido, por delitos de exprésion, libreros y militantes Patriotas.

J.J.
J.J.
25/02/2018 22:15

Espero que a este don nadie, muy famoso en su casa a la hora de comer y a cuyos conciertos no asisten más de 10 personas, le den bien en la cárcel. Entonces correrá lloriqueando (como todos los rojos) a pedir protección al primer poli que esté de guardia.

wpDiscuz

Comentarios recientes