14/02/2018
REDACCION | 4463 lecturas

Champions: El Madrid nunca falla en Europa (3-1)

Fue un partido a la altura de lo que figuraba en el programa y con final feliz, que merecerá refrendo en el Parque de los Príncipes. El Madrid empezó y acabó con su porte imperial de la Champions, pero tuvo un largo rato en la segunda mitad del que ha sido en esta Liga. La salida de Asensio lo reactivó. Y Cristiano marcó su territorio, ese que nadie conoce como él.

El PSG anima o aterroriza según se lea su alineación de atrás hacia adelante o al revés. Dos equipos en uno: un tridente diabólico, especialmente Neymar, y un coro que no anda a su altura y que, salvó el brillante Rabiot, tartamudea en la salida de balón, es incapaz de apaciguar al adversario con posesiones largas y regala pelotas en terreno pantanoso. Un equipo al que el Madrid hubiera domado en otro tiempo, pero que ahora se le agiganta. Incluso con Isco, cuarto centrocampista con el que Zidane le dio gusto al público y que entregó la iniciativa al Madrid un tiempo. Fue el pulso de un conjunto contra un trío fabuloso que haría bueno a este PSG y a cualquier otro equipo.

Nadie mejor que el Madrid conoce el protocolo de la Champions, en la que ha envuelto lo mejor de su historia: una salida en explosión con doble efecto, el ablandamiento del adversario y la militancia de la grada. Esa acometida superó la expectativas del PSG en el que Emery tomó decisiones de riesgo: Kimbembe, Berchiche y Lo Celso. A los dos últimos les pudo el Bernabéu. Especialmente al argentino, que condujo al Madrid al empate en un penalti en el que Rocchi castigó más la intención que la contundencia por un agarrón a Kroos. Se le aflojaron las piernas.

Esa inercia no la perdió el Madrid durante toda la primera mitad, en la que estuvo notablemente por encima salvo en el marcador porque en su costosísimo ‘talent show’ no ha encontrado Al Khelaifi centrocampistas de alta costura como Modric, Kroos o Isco (100% de acierto en el pase en la primera mitad). Antes del minuto 5 el Madrid ya había disfrutado de dos buenas oportunidades, forzando errores muy cerca de Areola, con una presión cooperativa y esforzada muy por encima de la media del curso. Todo lo que le pasó con la pelota fue estupendo. Sin ella, fue otra cosa. Nacho, prótesis de todo, se tragó el sapo de Neymar, el verdadero hecho diferencial del PSG, al que se le aprecia la magia de serie y la jerarquía que aquí no le quita Messi. También resultó gratificante Mbappé, un jugador en el que se adivina un largo reinado. De él partió el tanto del PSG, en envío raso que Cavani dejó pasar, Nacho rechazó cómo pudo y Rabiot colocó en la red. La factura de la desatención en las segundas jugadas está siendo estratosférica en este Madrid. Esta tendrá que pagarla Modric, que abandonó al francés en mitad del viaje.

El gol no le quitó al Madrid ese tremendismo que tantas veces le ha servido de burladero. Antes y después de él, Cristiano pudo marcar. En la primera le partió la cara a Areola de un pelotazo y en la segunda se precipitó. Pero el partido era del Madrid y volvió a subir a cubierta con el penalti de pardillo de Lo Celso, que manoteó sobre Kroos hacia la perdición. Le perdonaron la segunda amarilla.

El empate dejó sensaciones encontradas en el Madrid. Por un lado salvó la cuenta de protección y por otra dejó escapar su momento. Porque en la segunda mitad, siguiendo una molesta costumbre, se cayó del cartel. Neymar desplegó aún más la alas y Rabiot hizo de contrapeso en el centro del campo. Cundió el pánico. Navas salvó un gol de Mbappé y Ramos dos más, con una mano para el debate. Isco pasó a la versión retórica y Benzema quedó en zona de exclusión. Fue un desmayo de cabo a rabo, algo que ya vio el Bernabéu en el último Clásico.

Emery prescindió de Cavani para doblar el lateral derecho. Paso atrás. Y Zidane tiró de Bale, Lucas Vázquez y Asensio. Dos pasos adelante. Porque el balear, suplente insólito, metió el volantazo que esperaba el Bernabéu. Futbolístico y emocional. En un centro suyo empató de rebote Cristiano y un Madrid descamisado se echó entonces sobre ese PSG acobardado que un día estuvo en el Camp Nou. Asensio también le dio el tercero a Marcelo. Y después el equpo buscó el cuarto. Ahora está a hora y media de una enmienda casi inesperada.

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Notifícame de
avatar

wpDiscuz