De Tejero a Puigdemont o cómo «morir» con las botas puestas siendo traicionado por los tuyos – Alerta Digital