Hijos de la democracia (1): ¿Por qué nos volvimos tan gilipollas? – Alerta Digital