Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona afirman que su condena por torturas fue un montaje de la familia de Rodrigo Lanza – Alerta Digital