El Cupo vasco, la ventajosa herencia de una rebelión – Alerta Digital