13/11/2017
Ramiro Grau Morancho | 4361 lecturas

Puigdemont, un presidente demenciado

Compartir
Tags

Un hombre es una persona que, con todos sus fallos, errores o limitaciones, se viste por los pies, y afronta todas las responsabilidades, incluidas las penales, en su caso.

Un cobarde es una persona que es incapaz de enfrentarse a los problemas que la vida le depara, y opta por la solución más fácil: la huida.

Un hombre es quien es capaz de ganarse la vida con el sudor de su frente, y no quien aspira a vivir toda la vida de la política, como activista, hombre de paja, o testaferro de la familia Pujol, y sus 3.000 millones de euros.

Un hombre, o una mujer, es quien cuando el barco se hunde es el último en abandonar la nave, y no quien abjura de sus principios ante los fiscales y jueces, para evitar su encarcelamiento.

Un demente es una persona que confunde la realidad con sus propias fantasías, y vive en un universo virtual, pensando que las cosas son como a él le gustaría que fueran, y no como realmente son.

Un incapacitado, desde el punto de vista civil, es una persona que no está bien, y necesita la asistencia de un tutor para que vele por sus intereses, de forma que no se perjudique a sí mismo ni a los demás.

Cualquier médico forense podría, previa revisión, verificar si el señor Puigdemont, presidente legítimo de la república de su casa (sobre todo ahora, que no está su mujer) está cuerdo o tiene graves deficiencias psicológicas, psiquiátricas o sociales, que le nublan el conocimiento, fruto tal vez del exceso de estrés a que ha estado sometido en los últimos tiempos, o por las razones que fueren.

No soy médico, ni psicólogo, ni psiquiatra, por lo que mi opinión realmente carece de autoridad, pero desde hace un tiempo a esta parte, me ha parecido –y cada día más-, que el señor Puigdemont no está bien de la azotea, que le falta un hervor, que es tonto perdido, o que se le ha ido la olla, o todo ello a la vez, en un totum revolutum.

Teniendo en cuenta que los problemas mentales pueden reducir mucho las penas a imponer, o incluso eximir de las mismas, previo internamiento en un centro psiquiátrico, obviamente, no estaría de más que el señor Puigdemont y sus secuaces, que no saben cómo quitárselo de encima, estudiasen detenidamente esta posible salida por la gatera, siguiendo la tónica de huir de sus propias responsabilidades, ante la incapacidad de poder afrontar las consecuencias de sus actos.

Él querría volver a España, a la Plaza de Cataluña, precisamente, o cualquier otro lugar emblemático, cual un nuevo Tarradellas, y gritar ¡YA ESTOY AQUÍ!, mientras las masas enfervorizadas –o más bien arruinadas- por su mala gestión le aclamaran, pero se trata de una mera ilusión, propia de una mente enferma, que confunde la realidad con sus fantasías delirantes.

Decididamente, está para que lo encierren, o por lo menos le sometan a tratamiento psiquiátrico y psicológico, con efectos curativos, si es que todavía es recuperable, que lo dudo.

*Jurista y escritor, Profesor universitario de Derecho y académico correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

 

Comentarios

6 comentarios en "Puigdemont, un presidente demenciado"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Ramón
Ramón
13/11/2017 12:38

Yo tampoco soy médico o psiquiatra, pero todo lo que está haciendo este sujeto NO ES NI MEDIO NORMAL.
No se si es que actúa como una marioneta, y quienes mueven los hilos (en mi opinión la familia PUJOL) le utilizan a su antojo, O ES QUE NO ESTÁ BIEN DE LA CABEZA.

Luis
Luis
14/11/2017 10:07

Desde luego sus actuaciones no son ni lógicas ni normales.
Parece que lo único que quiere es llamar la atención.
Ya solo le falta autonombrarse PRESIDENTE LEGÍTIMO EN EL EXILIO DE LA REPÚBLICA CATALANA.
Una república que solo existe en su imaginación…

Pilar
Pilar
13/11/2017 16:58

Yo tampoco soy psicóloga ni psiquiatra, pero desde luego su “comportamiento” (por llamarlo de alguna manera) en los últimos meses, no me ha parecido el de una PERSONA QUE ESTÉ CUERDA Y CABAL.
Supongo estará sometido a grandes dosis de estrés, pues la perspectiva de envejecer, e incluso de morir en la cárcel (pues ya tiene 53 años), no es nada halagüeña, PERO ÉL SE LO HA BUSCADO.

Adolfo
Adolfo
13/11/2017 12:01

Desde luego, vistas sus últimas actuaciones, no parece que esté muy bien de la azotea…

Antonio
Antonio
13/11/2017 13:31

Posiblemente esta sea la mejor definición de don Carlos Puigdemont: es una persona DEMENCIADA.
Y a ese tipo de personas, socialmente se las respeta igual que a los demás, faltaría más, pero no se les hace NI PUTO CASO.
¡Y si molestan a los demás, o son peligrosos socialmente, SE LES ENCIERRA!

raul
raul
14/11/2017 8:00

el se encuentra apoyado por la rama de olivo , por que esta en bruselas el cuartel,, general de la union europea se sentira protegido alli , sera que espera el resultado de las urnas para volver en triunfo , hay negociaciones bajo cuerda , el comentador ha dicho que el problema de cataluña fue denunciado , pero el gobierno hizo oidos sordos ,quiza puigdemont en su demencia se imagine que esta apoyado en secreto por la moncloa o por los que les dan las ordenes,

wpDiscuz