Que miles de catalanes tomen las calles para pedir que vuelvan los ‘jordis’, y no las empresas, nos describe una sociedad desquiciada y enferma – Alerta Digital