Los «Jordis», en el talego – Alerta Digital