El precio de defender el «no» a la independencia: «Ojalá te dé un cáncer» – Alerta Digital