Vivimos en la total y absoluta inversión de roles y valores: «No tendréis mi odio», el último lema de la «Dhimmitud» – Alerta Digital