10/07/2017
REDACCION | 5849 lecturas

España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos

Por Laureano Benítez Grande-Caballero.- Desde que el mundo es mundo, lo que se ha convenido en llamar «arte de la guerra» ― aunque nunca he podido comprender cómo se puede calificar de artístico el horror bélico― ha usado como arma de combate el uso de lenguajes encriptados, basados en la categorización de los mensajes necesarios para las operaciones militares según unos determinados códigos, que aspiran a ser indescifrables para el enemigo. Estas operaciones de encriptación también se han utilizado a porfía para la transmisión de enseñanzas esotéricas por parte de las sectas iniciáticas, con el fin de esconder al vulgo sus conocimientos secretos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, los americanos utilizaron para sus operaciones militares en el Pacífico el código de los indios navajos, que constaba de 411 términos, que jamás pudo ser descifrado por los japoneses, los cuales sólo escuchaban misteriosos sonidos que recordaban la salmodia de los monjes tibetanos, y el sonido que se produce al vaciar una botella de agua caliente.

En la guerra de los mundos que estamos viviendo ahora mismo en el planeta, inserto ya plenamente en su Armageddón final, la madre de todas las batallas está teniendo lugar en nuestra Patria, y por eso no es de extrañar que nuestros solares estén asistiendo a la gestación de una neolengua, una especie de «esperanto» rojo vomitado en las cloakas del feminismo radical, que consiste en la encriptación de nuestra imperial lengua cervantina usando los «códigos Femen», con el fin de putrefactar el insigne patrimonio lingüístico que España acuñó en su dilatada historia.

Es la guerra, señoras y señores, y por eso, desde las cavernas luciferinas del «Fort Apache» ―por si alguien no lo sabe, es el título del programa televisivo de la caterva podemita―, «reserva roja de Occidente», se nos han fugado hordas aulladoras de indias navajas, imponiendo a la ciudadanía atónita un lenguaje encriptado para usarlo en su combate contra el heteropatriarcado, un código lingüístico maquiavélicamente engendrado, y cuyo hedor azufrado llega a Marte.

Por poner un ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid, en los impresos para solicitar ayuda de comedor escolar, tiene párrafos como los dos siguientes:

«Datos del/de la otro/a progenitor/a:

El/La otro/a progenitor/a es trabajador/a municipal (incluye Ayuntamiento y organismos autónomos):

No deberá presentarlo si el/la otro/a progenitor/a es trabajador/a municipal, o aquellos empleados que no tengan incluido en la Declaración de la unidad familiar al/a la otro/a progenitor/a del/de la niño/a para el/la que se pide la ayuda siempre y cuando el/la niño/a conviva con el/la solicitante y el /la otro/a progenitor/a no viva en el domicilio familiar».

Ante esto, la primera impresión ―aparte de buscar en internet los servicios de un indio navajo que nos ayude a descifrar ese demencial galimatías― es soltar la manida frase de que «en España no cabe un tonto más», pues parece que, por fin, hemos encontrado una manera científica de medir y pesar la incontenible estupidez del pueblo español: con arrobas @. Y no crean que la elección de esta @ es algo anecdótico, ya que, bajo su apariencia cómica, el feminismo radical ha codificado una bomba de racimo diseñada a partir de putonio radiactivo. Vamos, que ni la formidable máquina «Enigma» ―con la que los aliados descalificaron los mensajes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial― sería capaz de descifrar un sudoku lingüístico tan portentoso.

Pero, realmente, me da que la primera solución en la que piensan los sufridos ciudadanos que se encuentran ante ese engendro grotesco no es entrar al trapo de esa guerra neosexista, sino, lisa y llanamente, hacer pedazos ese panfleto, o utilizarlo para los menesteres que ustedes se pueden imaginar. Que yo sepa, todavía nadie lo ha hecho, y esto es una prueba incontestable más de que cada pueblo tiene el neolenguaje posexista que se merece.

Sin embargo, bajo la guasa y la ira que generan estos esperpéntico documentos, resulta que el código encriptado en la arroba es mayúsculo, ya que en algunas zonas de España las arrobas se utilizaban para medir la masa de los cochinos, animal que, como es sabido, es el más representativo del hombre en la ideología «Femen». Blanco y en botella: ni los indios navajos lograron una hazaña tan portentosa.

Además, por si esto fuera poco, estamos ante una medida polivalente, pues con ella también se puede medir el «arrobo», es decir, la tendencia atávica que tienen nuestros políticos a la cleptomanía. Pero ésa es otra batallita que hoy no toca comentar.

¿De dónde han traído las guerreras del Femen esta arma letal? Pues de la Amazonia venezolana, por supuesto. Allí no hay indias navajas, pero sí está habitada por las guerreras Amazonas, que acabaron siendo importadas como extrañas marjorettes por «Fort Apache», donde «Coleta sentado» las convoca con sus tamborradas y sus señales de humo luciferino.

En la mitología griega, las Amazonas eran un pueblo legendario constituido únicamente por mujeres guerreras, que estaban en continuas batallas ―llamadas «amazonomaquias»― contra los hombres, refriegas que siempre perdían.

Herodoto las llamó «Andróctonas», es decir, «asesinas de varones». Entre sus reinas brilló con luz propia Hipólita, cuyo nombre significa «la que deja sueltos sus caballos», y por esta razón se llama «amazonas» a las jinetas. Según esto, al Turrión habría que apodarle «Hipólito», pues éste también deja libres a sus potrillas para que, en furibundas estampidas, arrasen los poblados heteros. ¿Cómo lo hace? Pues le debe resultar muy sencillo, ya que ante una buena azotaina sanguinolenta, no hay Jaca que se resista.

El resultado final es que los varones heteros estamos a los pies de «laSexta» de Caballería.

O sea, que lo que ahora comienza en los Pirineos no es África, ni mucho menos, sino la Amazonia, que, en lugar de bosques salvajes, tiene semáforos inclusivos con corazoncitos sobrevolando parejas gays. Dentro de poco, si el indiferente pueblo español no espabila, una mona salvajemente amazónica podría ir de los Pirineos hasta Cádiz saltando de semáforo inclusivo en semáforo inclusivo, finiquitadas ya nuestras encinas.

Esta amazonomaquia ha sido otra contribución formidable de la España democrática a la posmodernidad, pues hemos inventado un lenguaje encriptado realmente alucinante: el poslenguaje, que tiene como código de encriptación el possexo. Y así, tras las contiendas izquierdas–derechas, Este-Oeste, y la posterior Norte-Sur, hemos patentado la guerra de mujeres contra hombres, en la cual lo mismo usan como arma letal las bolas chinas, te queman vivo en una hoguera con forma de semáforo inclusivo, o te empapelan con impresos repletos de virus en forma de @ y /.

Porque ésa es otra, ya que, tras la maquiavélica encriptación oculta en la @, acaban de sacar al campo de batalla la división acorazada codificada en la /, barrita antiguamente insulsa y anodina, pero que ahora se ha convertido en toda una línea Maginot que separa, como un frente de combate, a las Amazonas de sus víctimas heteros. Pobre/, puteada hasta el infinito, reclutada para la quinta de las amazonas, separadora de artículos y géneros: el/la, los/las, un/una, unos/unas… expresiones que hace mucho tiempo que deje atrás, cuando daba clases de lenguaje en mi dilatada vida de profesor, para enseñar los artículos a mis alumnos.

Hasta hace poco, la única batalla de la amazonomaquia que teníamos en España se libraba una vez al año en la aldea segoviana de Zamarramala, donde, una vez al año, mandaban las mujeres y obedecían los hombres ―aunque los chascarrillos decían que, realmente, mandaban un día más―. Hoy, con esto de que estamos en la posEspaña, atiborrada de derechos y libertades posdemocráticas, estamos enhoramala, en una Españamala donde, a no mucho tardar, nos organizarán «femenkabalgatas» para festejar el día del «Orgullo Femen», donde las hordas feministas desfilarán detrás de su ídolo, su símbolo más preciado: el «Coño insumiso», una gigantesca vagina a la que adorarían con sus sahumerios sulfurosos.

Prietas las filas, firme el ademán, ahí podríamos ver ―muy posiblemente a pecho descubierto― a Amazonas, walkirias, madres nuestras, femens, maestres, ritas, vampiras, estrigas, y a las famosas brujas-que-no-pudimos-quemar.

Puestos a dar ideas a las amazonas, pues también podrían plantearse un escrache brutal al Congreso con el fin de exigir que uno de los leones que lo escoltan sea sustituido por una leona. Y, si se pusieran en contubernio con los animalistas del PACMA, también podrían exigir semáforos para las mascotas, con el fin de evitar la insoportable discriminación hacia ellas. Por supuesto, habría semáforos para perritos, y otros para perritas.

"Miembras" de una de las asociaciones feministas en una de las supuestas actividades de interés social regada con dinero público.

“Miembras” de una de las asociaciones feministas en una de las supuestas actividades de interés social regada con dinero público.

Sin embargo, hay un ámbito en el que las guerreras estas nunca podrán plantar sus bélicas arrobas: ateas como son, jamás pedirán que ―en el catolicismo apostólico y romano― las mujeres puedan acceder al sacerdocio, y por eso nunca exigirán una Papisa vaticana. Toma ya.

Ante toda esta batalla ―que me tiene completamente arrobado―, plenamente inserta en el apocalipsis que estamos viviendo especialmente en España, a mí se me ocurre recordarle a las Amazonas lo que dijo sobre el feminismo Doris Lessing, uno de sus iconos más importantes: «Lo que necesitan las mujeres es algo muy simple: igualdad de oportunidades, igualdad de pago, licencia por maternidad, y buenas guarderías. Nada más. Cuando eso exista, se terminará el feminismo».

Pero su frase más devastadora da a entender que desde el feminismo ha aterrizado en un animalismo también podemita: «No me gustan mucho los hombres ni las mujeres: prefiero a los gatos».

O sea que, al final, no ganaremos ni los hombres ni las mujeres, ni los heteros ni los gays: el triunfo final será de los gatos. Posiblemente, porque no necesitan semáforos.

Y, ojo al dato, precisamente «gatos» es el apodo con el que se nos conoce a los madrileños. Pero no se hagan ilusiones, porque un día de éstos los ineptos podemitas de nuestro Ayuntamiento inventarán l@s «neogat@s»/ «posgat@s.

 

Comentarios

45 comentarios en "España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Tony10
Tony10
10/07/2017 17:56

Yo veo estas expresiones de “fiesta”, “jubilo”, “desenfreno”, de no se que; y sólo puedo asociarlas a orgías, bacanales, aquelarres, sacrificios aztecas precolombinos, o a las escenas de la magnifica película de “Los diez mandamientos”, cuando el pueblo de judío esta adorando al becerro de oro, mientras Moises esta en la montaña recogiendo las dos tablas de piedra con los diez mandamientos esculpidos en ellas.
Saludos camaradas y patriotas españoles, y cristianos allá donde yazcáis. Somos la columna vertebral esencial de esta sociedad enferma.

Crápula
Crápula
10/07/2017 18:10

En efecto camarada Tony10. Estas zafias bacanales no son más que una nueva y moderna versión de adorar al “becerro de oro”. La humanidad, parte importante de nuestra raza blanca al menos, ha decidido caer de nuevo en esa dinámica satanista en la que se les promete un nuevo y maravilloso “mundo de Oz”. Pero con seguridad que los únicos mundos que van a encontrar son los de Pedro Botero. Y vive Dios que los encontrarán en esta vida, o en la otra.

Saludos!!

Jimena
Jimena
11/07/2017 11:23

Estas desgraciadas solo “trabajan” por dinero.

Darío Celedonio Fernández López
Darío Celedonio Fernández López
11/07/2017 18:05

Como todo el mundo, ¿no? ¿O tú trabajas gratis?

Tony10
Tony10
11/07/2017 19:09

Si, pero estas no producen nada. Nada de provecho, nada consumible, ningún bien. Ningún servicio honesto y de provecho. Estas sólo producen “detritus” humanos, sociales y mentales.
Saludos camaradas y patriotas españoles, y cristianos católicos. Somos la espina dorsal de lo que queda de sociedad. Lo pongo pues se que le molesta a DCFL

Darío Celedonio Fernández López
Darío Celedonio Fernández López
12/07/2017 12:35

A mí no me molesta que los fascistas os creáis los más puros y los mejores.

Tony10
Tony10
17/07/2017 19:03

Querido DCFL, no lo Creemos, lo Sabemos, e incluso hasta vosotros y vosotras y vosatr@s lo sabéis, y eso es lo que más os jod*. Moralmente estamos muy por encima de vos.

Desde Sud America
Desde Sud America
11/07/2017 1:18

Cierto, a mi recuerdan esas peliculas de antaño donde mostraban a los barbaros paganos en sur fiestas orgias como representacion de todo lo malo, quien diria que ibamos a terminar asi.

Manke
Manke
10/07/2017 19:57

Que feas son las feministas españolas … Dan verdadera repugnancia jajjaj

Ibanez
Ibanez
10/07/2017 20:25

Su fealdad las induce al feminismo.

Ramiro
Ramiro
10/07/2017 21:21

Desde luego. Es imposible que ningún hombre se quiera acostar con ellas, ni cobrando.
Al final tienen que acabar de tortilleras, comiendo conejos de chicas más guapas que ellas, pero viciosas.

Arma de destrucción TV
Arma de destrucción TV
11/07/2017 7:15

Esa cuestión es lo de menos, el verdadero meollo es lo retorcidas que son las extremistas, está claro que algo falló en la infancia o bien en el colegio y el exceso de tv. El sistema las coloca por todos los entes pesebreros activos para que no toquen los cojones a cuenta de los que madrugamos para ganar un mendrugo pan y dar la mitad a la bestia en nombre de la “igualdad”

Gulati
Gulati
12/07/2017 17:19

Puede ser, pero tambien creo que hay muchas que se vuelven feas luego de convertirse en “feministas”, ya que para adaptarse mejor a esa ideologia, dejan de bannarse, se cortan el pelo de la cabeza a cero y no se depilan (para aparentar mas como un hombre), se ponen a tomar cervezas y comer sin control, descuidan del ejercicio fisico, se ponen a fumar porros, etc. Todo afecta.

JORGE
JORGE
10/07/2017 21:02
Generalmente las feministas son las mujeres más feas, muchas a las cuales les fué mal con algún hombre en el pasado y ven en el feminismo la oportunidad de vengarse contra TODOS los hombres en vez de hacerlo con quien les causó daño, también en los grupos feministas es recurrente que los miembros sean mujeres que no están satisfechas con sus cuerpos, ya sea porque son bajas, con cierto exceso de peso, por tener una piel mas oscura que las demás, por no tener rasgos faciales europeos y muchas otras cosas, osea, mujeres envidiosas, no hay nada más peligroso que… Leer más »
Laureano Benitez
Laureano Benitez
10/07/2017 22:42

Las mujeres feministas que he conocido eran lesbianas. Casualidad?

JORGE
JORGE
11/07/2017 7:19

Donde puse “y que por el solo hecho de envidiaría la considera superior” quise decir:

“y que por el solo hecho de envidiarla la considera superior”

alonso
alonso
10/07/2017 18:30

ya yo lo he dicho varias veces,solo los judios son capaces de atacar tan baja,sucia y tracioneramente a sus enemigos,solo los semitas concentran sus esfuerzos de infiltracion,disociacion,dislocacion y division contra los mas debiles los ninnos,los ancianos y sobre todo las mujeres! quienes tristemente sucumben facilmente a sus cantos de sirena.ni una tribu de negros salvages africana ataca de ese forma a otras tribus todos esos movimientos son financiados, guiados y dirigidos por ellos para dividir y asi destruir cualkier sociedad sana

ROSLYN
ROSLYN
10/07/2017 18:15

Que asco Dios mio !!!!
Ellos / ellas / elles / o como coño se diga, se desprestigian solos / solas / soles.
Aunque para esa gentuza no es desprestigio comportarse de acuerdo con sus tendencias, sus instintos, su moral degenerada conformada en tantas horas de perversión, de vicios, de promiscuidad.
No se quienes son más degenerados, los que realmente lo son o los que los apoyan y animan sin serlo.

roberto
roberto
10/07/2017 19:32

vaya cuerpos de escombro.

Lola
Lola
10/07/2017 17:54

!Redondo!

Julio C Fraga
Julio C Fraga
10/07/2017 19:22

Don Laureano nada que añadir, o si ¡¡Que asco/a!!.

Evolucionista
Evolucionista
10/07/2017 23:54
Vengo observando desde hace tiempo, que la mayoría de las que se hacen feministas son las más feas de la población y un buen número de ellas lesbianas y marxistas. Ahora busco cuál es la relación o el patrón evolutivo de esto (si es que hay alguno): ¿Las marxistas se vuelven feas o las feas se hacen marxistas y feministas? ¿Qué pintan las lesbianas en asociaciones feministas si en realidad se definen como “hombres nacidos con cuerpo de mujer” que se odian a sí mism@s y odian o envidian a los hombres heterosexuales por tener un pene y una voz… Leer más »
Ona_del_Mar
Ona_del_Mar
10/07/2017 23:12

“Putonio radiactivo”… XD

Pues un amigo mío que estudió bellas artes me contó, entre otras cosas, que había profesores que para estar “a tono” y no perder sus cátedras se descontrolaban en el uso del lenguaje y llegaban a decir “estudiantes y estudiantas”, “dibujantes y dibujantas”… Insufrible, vamos.

Ramiro
Ramiro
10/07/2017 21:20

¿Porqué solo se desnudan las feas y las guarras?
Esto me recuerda las playas, donde la mayoría de las que van medio en pelotas son gordas,, viejas y feas. ¡Y debería estar prohibida la exhibición de las feas!

JORGE
JORGE
10/07/2017 21:26

Yo me pregunto lo mismo, también debería estar prohibido que las mujeres con más de 65 kg de peso usen pantalones apretados, ¡A NADIE LE INTERESA NI NADIE QUIERE VER UN CULO GORDO Y DEFORME APRETADO!

xxx
xxx
10/07/2017 23:03

Que asco dais , luego direis que los musulmanes son machistas y homofobos

JORGE
JORGE
10/07/2017 23:35

Claro, los musulmanes imponen a las mujeres usar vestimenta suelta de un solo color que les cubra desde la cabeza hasta los pies, pero el machista soy yo por no querer ver un culo gordo de mujer con pantalones apretados…

El Caballero audaz
El Caballero audaz
12/07/2017 12:22

xxx– Mas asco dais vosotr@s con la manía de enseñar vuestras tetas gordas y cuerpos deformes. Por lo menos no lo mostréis. Pues si, los musulmanes son machistas y homófobos, nosotros no, nos gusta admirar un cuerpo de mujer bonito y elegante no uno deforme, por eso es mejor que os tapéis, que para manifestarse no hace falta desnudarse

Max
Max
10/07/2017 18:04
Una guerra sin contrincantes, en frente no hay enemigos, solo la inercia de la tradicion. Lo mas sorprendente es el Vaticano que o no abre la boca o apoya a sus enemigos ancestrales, el luciferismo, debe ver clara la Parusia, donde se profetiza un Gobierno del Mal mundial ( la Nueva Atlantis de Albert Pike) antes de la misma Parusia. Cuando no hace mucho el Papa Francisco fue a Cuba le dijo a un alto cargo de la iglesia cubana que ya no faltaba mucho para el final y no parecia referirse al final del Regimen cubano, esto alguien lo… Leer más »
Perosinruido
Perosinruido
10/07/2017 20:23

A estas alturas el que no tenga un traductor y descifrador de códigos secretos en el PC o móvil será un analfabeto… Señores (asease todos) yo ya me pierdo. Y si ya se van viendo ese tipo de documentos que no sabes que poner. Un saludo

jonny
jonny
10/07/2017 22:46

afortunadamente son minoria, si algun dia llegaran a ser mayoria la raza humana estaria seriamente en peligro y pasaria a ser una especie en extincion

Auvanko
Auvanko
10/07/2017 23:32

Es, como no, una cuestión biológica, como casi todo. Competencia intraespecífica: Las feministas radicales son lesbianas. Como tales, los hombres no les interesan y son competencia, pero no solo por los recursos, sino también por sus potenciales parejas (otras mujeres hetero o bisexuales). Fomentando el odio contra los hombres eliminan la competencia y lavan la mente a las mujeres hetero para que caigan en sus manos.
Asi de simple

Gerardo Pérez Morales
Gerardo Pérez Morales
11/07/2017 15:53

Si les cerraran el grifo del dinero público, se acabarían las tonterías. Pero como el dinero público no es de nadie…
Si tuvieran que celebrar sus reuniones en casa de una de ellas, (casa de los padres, por supuesto) poniendo a escote para los porros, la coca y las birras, y después limpiar toda la porquería, se lo pensarían, no creo que ninguna sepa lo que es fregar pisos. No creo que sepan por donde se coge una bayeta. Mientras papá, mamá y el estado corrupto las mantenga, seguirán dando el coñazo, nunca mejor dicho.

luchanadj
luchanadj
11/07/2017 14:32

La misión de estas desgraciadas, manipuladas por el Open Society podemita, es
que quieren o desean que no exista una hembra a la que pueda acercarse un macho…(al menos humano, del tema zoofílico no dicen nada)….

preston
preston
11/07/2017 10:59

por que no lo hacen en corea del norte??donde las ordas juveniles de potemos van de vacaciones o en iran o venezuela??

Linus
Linus
11/07/2017 5:47
En España no cabe un imbécil más de entre los más imbéciles, es el “summum” de la idiocia elevada a la enésima potencia. Ante la inmundicia de estas “des-hembradas”, ante el espectáculo del ” Falutista Coletas de Hamelin” y sus “ratones coloraos”, atónito asiste uno ante la magna decadencia de una nación ejemplar en el mundo reducida a sus propias cenizas. Pero los signos no se quedan sólo en la impúdica exhibición de las más repelentes vergüenzas de estas tiorras y tiorros, pues en el mismo cajón de sastre están incluidos los heterófobos que días atrás celebraban su degeneración y… Leer más »
Esvástica
Esvástica
10/07/2017 23:05
Renzo
Renzo
11/07/2017 23:41

Me recuerdan la película “Freaks”, aquí titulada: ” La parada de los monstruos”. Fenómenos humanos dignas de ser exhibidas en un parque de atracciones.

wpDiscuz