El silencioso miedo de los cientos de turistas confinados en Notre Dame – Alerta Digital