Una imagen tomada en Londres que describe la infamia, el patetismo y la cobardía sin límite de los ingleses – Alerta Digital