Por qué el atentado en Manchester no fue una sorpresa para la Inteligencia británica – Alerta Digital