17/05/2017
REDACCION | 5022 lecturas

Carta de un cura de a pie a los obispos catalanes: “Me siento profundamente engañado por ustedes”

Los obispos de Cataluña piden que "sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán"

Los obispos de Cataluña piden que “sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán”

Custodio Ballester Bielsa*.- Reverendísimos señores obispos de Cataluña: La Nota del 11 de mayo firmada por todos ustedes me ha dejado sumido en la más absoluta perplejidad y tristeza.

Afirman sin embozo que se sienten herederos de la larga tradición de nuestros predecesores, que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña, y al mismo tiempo nos sentimos urgidos a reclamar de todos los ciudadanos el espíritu de pacto y de entendimiento que conforma nuestro talante más característico. Seguidamente, para que no haya lugar a dudas, vuelven a insistir: Por eso creemos humildemente que conviene que sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán, para que sea estimada y valorada su singularidad nacional, especialmente su lengua propia y su cultura, y que se promueva realmente todo lo que lleva un crecimiento y un progreso al conjunto de la sociedad, sobre todo en el campo de la sanidad, la enseñanza, los servicios sociales y las infraestructuras.

Perplejidad y tristeza, sí. Porque durante meses se me ha conminado a evitar cualquier connotación, en mis palabras y actuaciones, que pudiese ser interpretada como un posicionamiento a favor de la unidad de España, que forma parte de las legítimas aspiraciones de la mitad del pueblo catalán; porque se me indicó que cualquier manifestación pública en ese sentido podía provocar crispación y división entre los fieles católicos que viven en Cataluña. Por tanto, que la procesión con el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios en Hospitalet estaba fuera de lugar; que la Santa Misa celebrada por los difuntos en acto de servicio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no era de mi competencia; que la atención pastoral prestada a los nonagenarios socios de la Hermandad de la División Azul y el posterior acto académico eran una provocación en toda regla; y que la manifestación contra la cristianofobia y por la libertad de culto y de expresión en la Plaza de San Jaime -con la imagen de Cristo crucificado- no era conveniente que estuviera acompañada por ningún sacerdote porque producía crispación social.

Me siento profundamente engañado por unas palabras que llegué a considerar hasta sinceras por el empeño que se ponía en hacérmelas comprender casi al precio de parecer tonto. Y referidas en cualquier caso a actuaciones meramente evocativas, sin una directa operatividad política y social. Capítulo aparte merecen los posicionamientos y actuaciones de algunos obispos ante mi participación en las manifestaciones mensuales contra el aborto en el Hospital de San Pablo, intentando desactivarlas a causa de la incomodidad que les generan.

Perplejidad y tristeza, sí. Porque ustedes, señores Obispos, se han posicionado públicamente a través de su Nota afirmando la realidad nacional de Cataluña, concepto no pastoral sino político, no fermento de unidad, sino de discordia. Porque consideran legítimas y ahora legitimadas por ustedes, las aspiraciones de menos de la mitad de los catalanes (aunque por bastante más de la mitad del poder político y eclesiástico) a estimar y valorar una singularidad nacional fabricada hace cien años por Prat de la Riba y las Bases de Manresa. Aspiraciones ahora concretadas en el empeño de esos poderes por un referéndum para consumar la destrucción de una unidad que ha durado siglos. Unidad no sólo de España, sino también de Cataluña, en la que el autodenominado “pueblo catalán” pretende someter a los que tan atinadamente llamó Candel “els altres catalans”. De momento, mediante un referéndum que los enfrente y los confronte.

Ustedes, señores Obispos ¿se sienten herederos de la larga tradición de sus predecesores que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña? Pues yo también me siento heredero, junto con esa otra mitad de catalanes silenciados también por la Iglesia, de una tradición muchísimo más larga y más catalana que la suya.

Me siento heredero de aquellos que en las Navas de Tolosa unieron las fuerzas de toda la España cristiana -Asturias, Castilla y León, Navarra y Aragón- para defender la libertad de profesar la fe verdadera frente a la intolerancia sanguinaria del Islam. Me siento heredero de aquellos sacerdotes y obispos que enviados por Isabel y Fernando al Nuevo Mundo, evangelizaron las Américas y confirieron la dignidad de hijos de Dios a hombres y mujeres de otras razas que se convirtieron por la fe no en esclavos, sino en súbditos libres de su Madre Patria, iguales en derechos a los demás españoles.

Me siento heredero del Somatén de Sampedor que se levantó con el timbaler del Bruch el dos de mayo de 1808 para defender una patria española que, invadida por los ejércitos de la atea Ilustración francesa, amenazaba con destruir la fe de una nación constituida sobre ella. Me siento heredero también de Mossén José Palau, Sacristán mayor de Nuestra Señora de Belén, bárbaramente mutilado y quemado vivo en su iglesia cuando la multitud anarquizada arrasó con todos los templos de Barcelona el 19 de julio de 1936, y arrebató la vida de cientos de sacerdotes y religiosos, a los que siguieron luego varios miles bajo el mandato de Companys. Me siento heredero de aquellos catalanes que bajo la advocación de la ahora profanada Virgen de Montserrat, levantaron la bandera de la Tradición catalana y regaron con su sangre los campos de España, muriendo por Dios y por su Rey católico. Soy heredero de aquellos hombres y mujeres honrados que prefirieron permanecer fuera, vigilantes, a cielo raso, antes que participar en los restos desabridos de un banquete sucio. Me siento heredero de aquellos que se jugaron la vida para sacar a la luz las catacumbas de Cataluña, y para dar testimonio de la Fe de Cristo en sus calles y en sus plazas; y de aquellos que murieron en un sucio paredón de cara a la madrugada con la mirada puesta en su Dios y en su Patria.

Con el mismo derecho que ustedes se declaran “herederos” de los unos, me declaro yo heredero de estos otros como catalán que soy. Con el mismo derecho con que ustedes toman una opción tremendamente discutible, yo tomo la contraria y lo hago también públicamente desde mi conciencia de sacerdote y de cristiano, de la cual ni siquiera la Iglesia puede juzgar. Soy heredero de una tradición que me ha hecho, por la gracia de Dios, ser lo que soy. ¿Ustedes obran en conciencia? Yo también. No les juzgo, no me juzguen ustedes a mí. Dios ya lo hará con todos. Pero ese “pueblo catalán” que está en el poder y aspira a ver reconocida su singularidad nacional, no deja de ser una elucubración hegeliana al servicio de ese poder absoluto e intolerante, no sólo político, sino también moral (desde la perspectiva católica, inmoral) que en Cataluña impide toda discrepancia, hasta la de los obispos. Pero insisten en que se ha de dialogar con ellos. ¿Sobre qué? ¿Sobre el calendario de imposición de la corrupción moral?

Ustedes, señores Obispos, mantienen impertérrito el ademán ante la “Constitución” inmoral y anticatólica del nuevo Estado Catalán que parecen aceptar de buena gana, con la única condición de un pacto y un entendimiento que saben que no llegará nunca por la absoluta incompatibilidad de principios y por el carácter rabiosamente totalitario de ese poder. ¿Debemos entonces aceptar que se abra el camino a todos los sacerdotes, religiosos y religiosas de sus diócesis para que se pongan al servicio incondicional del nuevo Estado inmoral y tiránico que se quiere refrendar contra la mitad del pueblo catalán y contra el resto de España? Me duele profundamente que en su nota conjunta, los obispos de Cataluña no hablen del Pueblo de Dios (que es el que la Iglesia nos confió), sino sólo del pueblo de Cataluña (el medio pueblo de Cataluña que tiene el poder y por el que parecen apostar) elevándolo así a categoría teológica; me duele que no se nombre en ningún momento ni a Cristo ni a su Iglesia y se prescinda del anticristianismo radical de ese “pueblo de Cataluña” que ha profanado ya los símbolos más sagrados de nuestra fe.

Y resulta sorprendente, señores Obispos, que apuesten ustedes por una Cataluña cuyos servicios sociales, tan fuertemente anclados en el progreso que ustedes desean, ofrecen niños en adopción al Lobby LGTB; que apuesten por una sanidad que cultiva el aborto, la eutanasia y la experimentación con embriones humanos; y por una enseñanza que adoctrina ya hoy en ideología de género y en plurisexualidad desde la educación primaria. De momento, han conseguido ostentar la tasa más alta de abortos -también en hospitales participados por la Iglesia- pagados con dinero público por la Generalitat. Este progreso que ustedes, señores obispos, desean que se promueva, se cimienta en la nueva Cataluña sobre la más deplorable corrupción moral: contra la que ustedes evitan toda crítica; y se quedan en la calderilla de la corrupción económica. ¿De Cataluña? No, del “conjunto del Estado”: que para eso pertenecen a la Conferencia Episcopal Española. La calurosa felicitación de Carles Puigdemont no se hizo esperar.

Podría haber desahogado mi tristeza y perplejidad en cualquier tertulia de sobremesa en una recóndita casa parroquial. Prefiero hacerlo así, públicamente, como ustedes lo han hecho y con la lealtad de aquel que no puede ni debe esconderse, pues no ha dicho nada ni contra la doctrina ni contra la moral cristiana. Sólo he roto el bozal del pensamiento único y he entrado en la arena del ruedo por la puerta que ustedes mismos me han abierto.

Si defienden la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en la dignidad inalienable de los pueblos y de las personas, espero que respeten también la mía y de tantos otros, pues ustedes ya se han posicionado con la suya; y que no reduzcan al silencio a los discrepantes, con el argumento de autoridad de la obediencia debida.

Ya sé que la discrepancia contra el pensamiento único se castiga severamente. Ya han visto cómo han reaccionado contra el autobús discrepante. Estoy dispuesto a pagar el precio con que se castiga ésta. La defensa de la verdad tiene un precio, ya muy alto en esta sociedad que galopa hacia el totalitarismo. En la refriega en que estamos, es difícil evitar el fuego enemigo, tan fanático. Por eso daré gracias a Dios si consigo esquivar el fuego amigo. Y me aplico el cuento del cartel de esos reivindicadores del derecho a decidir (sólo lo que el poder decida que podemos decidir): Procura que tu prudencia no se convierta en traición. En mi caso, traición al Evangelio, a la Iglesia y al Pueblo de Dios.

*Cura párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet de Llobregat
www.sacerdotesporlavida.es

 

Comentarios

51 comentarios en "Carta de un cura de a pie a los obispos catalanes: “Me siento profundamente engañado por ustedes”"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Spilxxx
Spilxxx
17/05/2017 16:49

un cura auténtico

No hay nada más que añadir

PerseguidoPolitico
PerseguidoPolitico
17/05/2017 16:32

Preciosa carta.
La pena es que es minoría y la malvada mayoría conseguirá su objetivo: destruir la Iglesia.
No con mi dinero, lo que no resta mi apoyo a los sacerdotes de bien , que aún quedan.

Gulati
Gulati
17/05/2017 16:06

Muy bonita carta. La verdad absoluta. Gracias, Padre Custodio!

Unomás
Unomás
17/05/2017 16:49

Enhorabuena por sus palabras y por su valentía, que no será estéril.
Yo aquí también digo que esos obispos no son obispos de Jesucristo, sino víboras de Satanás , traidores a España y a Jesucristo, a los que inmediatamente hay que arrancarles el báculo y usarlo contra ellos en calidad de merecida penitencia. Pero que sepan que ni nos cinvencen, ni nos amedrentan, sino todo lo contrario; cuando llegue la hora recogerán el fruto de su traición, en este mundo.

Jimena
Jimena
18/05/2017 11:57

Debería haber mandado copia al papa.

Enellimbo
Enellimbo
18/05/2017 12:05

Creia que correspondia a Dios juzgar al hombre por sus acciones. A caso eres Dios?

Óscar
Óscar
18/05/2017 19:33

Cosa especialmente aplicable a los susodichos Obispos ¿no le parece?

Unomás
Unomás
18/05/2017 23:15

Sofista.

Alarico
Alarico
17/05/2017 18:02
¡Magistral y sublime Epístola,… soberbia desde todos los puntos de vista comenzando por el oportuno momento para hacerla pública! Sólo por tener acceso a esta información, ya es un privilegio impagable contar con medios como Alerta Digital. Es un auténtico oasis de libertad. Sacerdotes valientes como ud. Reverendo Padre, son los que hacen también mucha falta, al igual que Profesores, Militares, Jueces y Ciudadanos LIBRES y bien informados. No importa quien de el primer paso en la buena dirección, porque pueden estar seguros que somos Legión aquellos ciudadanos españoles que les seguiremos en esta lucha, la lucha por la Memoria,… Leer más »
Crápula
Crápula
17/05/2017 17:44

Mala memoria la de estos señores. Ya no recuerdan cuantos de ellos fueron asesinados y perseguidos como perros durante la infausta segunda república y posterior guerra civil. O quizá si lo recuerdan. Quizá hasta serían los primeros en denunciar a los párrocos que estuvieran contra la masonería para que fueran asesinados por éstos. Quién sabe….?

De lo que si estoy seguro es que la iglesia, al igual que el Gobierno de España, tiene más enemigos dentro que fuera.

Evolucionista
Evolucionista
17/05/2017 17:10

Menos que la Iglesia internamente no funciona de forma marxista (aún), pues queda claro que no todos los curas y monjas son iguales. Los hay suicidas, pero los hay como el Padre Custodio que luchan y se enfrentan a los poderes internos y externos.

Lo que deben tener muy claro los obispos a los que Custodio ha enviado esa valiente carta, es que son ellos los que han cambiado. El Padre Custodio y muchos más profesionales de Fe tradicionales, siempre han sido los mismos, defendiendo los valores católicos, España y su cultura.

Martin
Martin
17/05/2017 18:19

Desde luego es una vergüenza en Montserrat, dan la misa en Catalán, que digan en el evangelio cuatro cosas en Ingles Francés, Alemán y Catalán si pero el resto de la misa tendrían que darla en Castellano o mejor dicho en español, es una vergüenza.

lucas
lucas
18/05/2017 13:21

Mejor en latín. Que coño de modernidades con los dichosos idiomas autóctonos.

Requiario
Requiario
17/05/2017 19:37
Muy bella carta, felicitaciones al padre Custodio, como siempre es muy valiente. Verdades como puños de principio a fin, supongo que molestará; espero que sirva para despertar conciencias, sobre todo de los católicos tibios que están siendo engañados. Ya no se puede ocultar, hay dos iglesias: la católica que fundó Cristo hace dos mil años, y la otra que es una falsa iglesia, y que a partir del Concilio Vaticano II usurpó los templos, cambió todos los sacramentos y se ha hecho pasar por católica para perder a los cristianos y llevarlos primero hacia el protestantismo y después hacia una… Leer más »
Max
Max
17/05/2017 18:21

Hay que decirlo de una puñerara vez, el Vaticano esta infiltradp por el NOM. Hasta alli han llegado sus tentaculos

Max
Max
17/05/2017 18:20

Francisco ni una sola palabra, como que viene de el esto, sino de que se van a atrever a firmar nada, un asunto politico. Traicion en toda regla del Vaticano: Gracias al pago por siglos de defensa del catolicismo frente a todos sus enemigos, muchas gracias por este pago

Malauva
Malauva
17/05/2017 22:01

Magnifica carta para quien quiera leerla y sobre todo entenderla.

JUAN FRANCISCO
JUAN FRANCISCO
17/05/2017 19:40

una carta así necesitamos en la que cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes le hagan llegar al papado liberal, progresistas y modernista demoledor de la Santa Iglesia verdadera, EXTRA ECCLESIAM NULLA SALUS

Anfibio
Anfibio
18/05/2017 1:57
En primer lugar, decirle al Padre Custodio Ballester que los tiene bien puestos, sí señor. Ojalá hubiera muchos como él. Que me perdone el Padre Ballester, pero yo no voy a llamar señores a los obispos de marras, ya que, para mi la única categoría que tienen es la de mamarrachos. En segundo lugar, ni vosotros obispos ni los independentistas sois herederos de nada. La realidad nacional de la que habláis es una burda invención, que ha cuajado en la mente de unos fanáticos cantamañanas como vosotros. En tercer lugar, las aspiraciones de las que habláis no tienen en absoluto… Leer más »
AFRISPANO
AFRISPANO
17/05/2017 23:59
Los crIstianos activos (ya lo he manifestado varías veces por este medio), disminuyen cada día en mayor número POR FALTA de FE, causa imputable al colectivo camarilla y cobarde de la mitra pagana del Dios PEZ, cuya trayectoria, acercándose siempre al sol que más calienta y cortesano de todas las victorias, evidenció siempre desde que los conozco -y los conozco mejor que si los hubiera “parío”, una absoluta carencia de testimonio evangélico. La misión de un obispo es la de INSPECTOR y PASTOR del PUEBLO DE DIOS, no del pueblo de Cataluña, pues cuando hacen esto último abandonan su misión… Leer más »
El Caballero audaz
El Caballero audaz
18/05/2017 10:00
Los cristianos activos no disminuyen y mucho menos por falta de FE, porque cuatro curas masones intenten posicionarse del lado oscuro. A mi me da igual que esa escoria infiltrada en la iglesia se posicione a favor del nacionalismo. Afortunadamente aún quedan sacerdotes como este, y obispos buenos, que nos animan a seguir luchando y creyendo en Dios. El camino no es fácil para los creyentes, como no lo fue para Jesucristo, pero si creemos en EL, tendremos que pasar por muchas dificultades. Estas patadas que recibimos por parte del comunismo, nos deben hacer mas fuertes y para eso está… Leer más »
GATO DE MADRID
GATO DE MADRID
18/05/2017 14:44

Usted, caballero andaluz posee una visión de corto alcance y una miopía propia de casa de huéspedes.
Siga dedicándose a escuchar radio María, la emisora de la Nueva clericacion, no
Evangelización, sin ver la realidad circundante, y sus problemas visuales cada día, sin remedio, se irán agravando cada vez más.

El Caballero audaz
El Caballero audaz
19/05/2017 10:22
No suelo oir radio María, aunque a veces si escuche algunas cosas que diga algún sacerdote, cuando busco otras emisoras. No se a que realidad se refiere Vd. la única realidad que hay, es la de persecución en todo el mundo y en España en particular, a los Cristianos, por parte de todos los lobbys y comunistas, financiados por los judíos y la masonería, porque estos, los comunistas, quieren la revancha del 36 y no pararán hasta que consigan enfrentarnos otra vez, o arruinarnos y encarcelarnos como Venezuela y Cuba, a base de engañar al pueblo, pues ya se encargó… Leer más »
juanespañol
juanespañol
17/05/2017 22:30

Con dos pares de cojones, si señor, se creen los obispos que esa forma se salvaran si llega a proclamarse la República Catalana, pues no se salvaran

Juan del Pueblo
Juan del Pueblo
18/05/2017 11:22

Mi felicitación más sincera para el padre Custodio, que nos da diariamente ejemplo de lo que debe ser un sacerdote. Ejemplo de valentía en el mantenimiento de la fe católica, sin tapujos ni medias tintas, por cuya causa sufre persecución de los anticatólicos y de los enemigos de España

Ejemplo también de cuanto debe de hacer un buen español en defensa de la unidad de la su nación,, que ha llevado, y sigue llevando. el evangelio por todo el mundo y que tiene un pasado glorioso en defensa de la fe.

Juan del Pueblo
Juan del Pueblo
18/05/2017 11:03

Bien por el padre Custodio
Una noticia buena: En Esplugas de Llobregat el ayuntamiento se ha visto obligado a rotular las señales de trafico también en español por una moción de Ciudadanos que les obliga a cumplir la Ley General de Tráfico.

Arriba Españ

Don Pelayo
Don Pelayo
18/05/2017 13:33

No solamente por una moción de Ciudadanos, seguramente pesó mas las perdidas de las multas que eran recurridas ya que al no estar en castellano, podias alegar la no comprensión de las mismas, y siempre se ganaba, ya que por Ley estaban obligados a ponerlas también en español.

Enellimbo
Enellimbo
18/05/2017 12:10

Pues no. Esplugues ya no rotulara las señales de trafico al castellano. La propuesta del PP y C’s ya no tiene validez. Dicen que no pueden gastar en señales nuevas.

jorge nolla
jorge nolla
18/05/2017 9:36

curas como este hacen que la fe aumente.

Roberto-comunero
Roberto-comunero
17/05/2017 18:55

De los católicos y de las fuerzas de seguridad y castrenses del Estado no me espero nada. Si quereis salvar España no podeis confiar en ellos, simplemente deemos nosotros atajar los machos y aeptar su ayuda posteriormente.

wpDiscuz

Comentarios recientes