19/04/2017
REDACCION | 4029 lecturas

El Atlético logra su sexta clasificación para semifinales de Champions por segundo año consecutivo

Sufriendo. No podía ser de otra forma. Se trataban de los cuartos de final de la Liga de Campeones y del Atlético de Madrid. De la mezcla sólo podía salir una tensión máxima para conseguir el pase a las semifinales por segundo año consecutivo. Los rojiblancos se han acostumbrado a estar entre los mejores de Europa y no fallaron a su cita.

En esta ocasión, lo consiguieron ante un Leicester que no se dio por muerto hasta el pitido inicial y gracias a un Saúl que volvió a aparecer en un momento decisivo. El canterano afirmó en días atrás en una entrevista a Mega que se había jugado su salud por el club, pues en esta ocasión dio la vida a un conjunto rojiblanco que sufrió como sólo él sabe hacer.

Por fortuna para los chicos de Simeone, el Leicester regaló la primera mitad. Okazaki se perdió entre las líneas del Atlético y Vardy apenas pudo cazar un balón aéreo ante la seguridad de Godín y Savic o Giménez cuando era necesario.

Tras la reanudación, Shakespeare puso a Chilwell en el lateral y él solito, cambió la imagen del encuentro. Llegó a los dominios de Oblak, encaró a Savic y fue protagonista en el tanto de un Vardy que volvió a mojar. Por suerte para el Atlético, antes de que llegara todo eso, Saúl había sacado la cabeza en el área rival y Griezmann había hecho de las suyas en el ataque.

Durante el primer acto, los atléticos no tuvieron demasiado el balón, pero lo mantuvieron lejos del área de Oblak, que era lo importante. Evitaron que las estrellas locales pudieran entrar en juego y aprovecharon sus pocas llegadas ante Schmeichel. Mientras los rojiblancos luchaban por el duelo de la medular, Filipe llegó por la izquierda con peligro y con un centro al segundo palo, habilitó a un Saúl que hizo el resto. El medio cabeceó con inteligencia. Sin potencia, pero colocado al fondo de la red para finiquitar la eliminatoria.

Por delante en el marcador, en un estadio donde el público también jugaba y con el Leicester llegando una y otra vez, los ingleses se desesperaban al chocar con Savic, Giménez, Lucas y Oblak. No era el día para marcar más de un tanto a los de Simeone.

FInalmente, el rojiblanco sigue su curso en Europa y el Leicester se despide con la cabeza bien alta tras una aparición histórica.

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Notifícame de
avatar

wpDiscuz

Comentarios recientes