20/03/2017
REDACCION | 4263 lecturas

De la ‘Grandeur’ a la ‘Merde’: La espiral de muerte de Francia

Un policía observa cómo se retira un vehículo destruido por vándalos en un suburbio parisino el 13 de febrero de 2017. (Imagen tomada de un vídeo de Ruptly).

Un policía observa cómo se retira un vehículo destruido por vándalos en un suburbio parisino el 13 de febrero de 2017. (Imagen tomada de un vídeo de Ruptly).

Guy Millière.- 2 de febrero de 2017: Una “zona de exclusión” en los suburbios del este de París. La policía que está patrullando oye gritos. Decide ver qué pasa. En esto, un joven los insulta. Deciden arrestarlo. Él les da golpes. Se inicia una pelea. Él acusa a un policía de haberlo violado con una porra. Una investigación policial determina rápidamente que el joven no fue violado. Pero es demasiado tarde: ha empezado un proceso tóxico.

Sin esperar a tener más pruebas, el ministro de Interior francés dice que los agentes de policía “han obrado mal”. Añade que “se debe condenar la mala conducta de la policía”. El presidente francés, François Hollande, va al hospital a mostrar su apoyo al joven. El presidente dice de sí mismo que su comportamiento ha sido “digno y responsable”. Al día siguiente, se improvisa una manifestación contra la policía. La manifestación deviene en disturbios.

Los disturbios prosiguen durante más de dos semanas. Afectan a más de veinte ciudades de toda Francia. Se extienden al centro de París. Decenas de coches son incendiados. Tiendas y restaurantes son saqueados. Los edificios públicos y comisarías de policía son atacados.

La policía tiene órdenes de no intervenir. Hace lo que se le dice que haga. Se practican algunos pocos arrestos.

La calma está volviendo poco a poco, pero es fácil que los disturbios empiecen otra vez. Francia es un país a merced de las revueltas a gran escala. Pueden explotar en cualquier momento, en cualquier lugar. Los líderes franceses lo saben, y se refugian en la cobardía

Lo que está ocurriendo es el resultado de un proceso corrosivo iniciado hace cinco décadas. En la década de 1960, tras la guerra de Argelia, el presidente Charles de Gaulle dirigió el país hacia unas relaciones más cercanas con los países árabes y musulmanes.

Los flujos migratorios de “trabajadores invitados” de Argelia, Marruecos y Túnez, que habían empezado pocos años antes, aumentaron de manera acusada. No se alentó a los inmigrantes a integrarse. Todo el mundo asumió que volverían a casa cuando acabaran sus contratos laborales. Se establecieron en las periferias de las grandes ciudades. La economía era dinámica, con una fuerte creación de empleo. Parecía que no habría problemas.

Veinte años después, las graves dificultades se hicieron evidentes. Los inmigrantes se contaban ahora por millones. La gente del África subsahariana se unió a los que venían de los países árabes. Se formaron barrios formados íntegramente por árabes y africanos. La economía se había ralentizado, y se instaló el desempleo masivo. Pero los inmigrantes en paro no volvieron a casa, sino que recurrieron a las prestaciones sociales. Seguía sin haber integración. Aunque muchos de estos recién llegados se habían convertido en ciudadanos franceses, a menudo hablaban con resentimiento de Francia y Occidente. Los agitadores políticos empezaron a enseñarles a detestar la civilización occidental. Se empezaron a formar bandas violentas de jóvenes árabes y africanos. Los enfrentamientos con la policía eran comunes. A menudo, cuando un miembro de una banda resultaba herido, los agitadores políticos ayudaban a incitar a más violencia.

La situación se volvió más difícil de controlar. Pero no se hizo nada para arreglarlo, sino todo lo contrario.

En 1984, una serie de militantes trotskistas creó un movimiento llamado SOS Racismo, y empezó a definir cualquier crítica a la inmigración como “racista”. Los principales partidos de la izquierda apoyaron a SOS Racismo. Parecían pensar que, acusando a sus adversarios políticos de racismo, podrían captar los votos de los “nuevos ciudadanos”. La presencia de agitadores islamistas, junto a los agitadores en los barrios árabes y africanos, más el surgimiento del discurso islámico antioccidental, alarmó a muchos observadores. SOS Racismo señaló inmediatamente a quienes hablaban del peligro islámico como “racistas islamófobos”.

En 1990, se aprobó una ley redactada por un diputado comunista, Jean-Claude Gayssot. Estipulaba que “se prohíbe cualquier discriminación basada en la etnia, nación, raza o religión”. Desde entonces, se ha utilizado esta ley para criminalizar cualquier crítica a la delincuencia árabe y africana, cualquier cuestión sobre la inmigración del mundo musulmán y cualquier análisis negativo del islam. Se ha multado a muchos escritores, y los libros más “políticamente incorrectos” sobre estos temas han desaparecido de las librerías.

El gobierno francés pidió a los medios que acataran la “ley Gayssot”. También pidió que los libros de texto de Historia se reescribieran para incluir capítulos sobre los crímenes cometidos por Occidente contra los musulmanes, y sobre la “contribución fundamental” del islam a la humanidad.

En 2002, la situación en el país se volvió dramática.

Los barrios árabes y africanos se habían convertido en “zonas de exclusión”. El islam radical era generalizado y empezaron los ataques islamistas. Ardieron decenas de coches cada semana. El antisemitismo musulmán crecía rápidamente y condujo a un aumento de los ataques antijudíos. SOS Racismo y otras organizaciones antirracistas guardaron silencio sobre el antisemitismo musulmán. Por no querer que los acusaran de “racismo islamófobo”, las organizaciones dedicadas a combatir el antisemitismo también guardaron silencio.

Se publicó un libro, Les territories perdus de La République, de Georges Bensoussan (con el seudónimo “Emmanuel Brenner”). Explicaba con precisión que estaba pasando. Hablaba del odio generalizado hacia Occidente entre los jóvenes de origen inmigrante, y del odio explícito hacia los judíos entre los jóvenes musulmanes. Decía que las “zonas de exclusión” estaban al borde de la secesión y que ya no eran parte del territorio francés. Los principales medios ignoraron el libro.

Tres años después, en octubre de 2005, estallaron revueltas en todo el país. Se incendiaron más de 9.000 coches. Cientos de tiendas, supermercados y centros comerciales fueron saqueados y destruidos. Decenas de agentes de policía fueron gravemente heridos. La tormenta paró cuando el Gobierno llegó a un acuerdo de paz con las asociaciones musulmanas. El poder había cambiado de manos.

Desde entonces, el Estado apenas mantiene la ley y el orden en Francia.

Se acaba de publicar otro libro, Une France soumise, escrito por el mismo hombre que había escrito Les territories perdus de La République quince años antes, el historiador George Bensoussan. Ahora, la propia República de Francia es un territorio perdido.

Las “zonas de exclusión” han dejado de ser territorio francés. El islam radical y el odio hacia Occidente reina entre las poblaciones árabes y, de manera más amplia, entre las poblaciones de origen inmigrante. El antisemitismo musulmán hace la vida insoportable a los judíos que no se han marchado aún de Francia y que no pueden permitirse mudarse a zonas donde aún no se amenaza a los judíos: los distritos 16º y 17º, el Beverly Hills de París, o Neuilly, una rica localidad en la periferia de París.

En todas partes en Francia, los profesores de instituto van al trabajo con el Corán en la mano para asegurarse de que lo que dicen en clase no contradiga al sagrado libro del islam.

Todos los libros de texto de historia son “islámicamente correctos”. Un tercio de los musulmanes franceses dice que quiere vivir conforme a la ley islámica de la sharia, y no a las leyes de Francia.

En los hospitales, los musulmanes piden cada vez más ser atendidos únicamente por médicos musulmanes, y a negarse a que sus esposas sean tratadas por médicos varones.

Los ataques contra agentes de policía se producen a diario. La policía tiene órdenes: no deben entrar en las “zonas de exclusión”. No deben responder a los insultos y amenazas. Deben huir si son atacados. A veces, no les da tiempo a huir.

En octubre de 2016, dos policías fueron quemados vivos en su coche en Viry-Châtillon, al sur de París. En enero de 2017, tres policías se quedaron atrapados en una emboscada y fueron apuñalados en Bobigny, al este de París.

Unos agentes de policía sí respondieron al incidente del 2 de febrero. Cuando un hombre se puso violento, no huyeron. El gobierno francés no hizo otra cosa que declararlos culpables, acusando a un agente de policía de violar a su atacante. Pero el agente no era culpable de violación, era culpable de simplemente haber intervenido. El gobierno francés también declaró a sus compañeros culpables. Fuero todos acusados de “violencia”. Ahora tendrán que ir a juicio.

El joven que destruyó las vidas de estos policías no ha sido acusado de nada. En todas las “zonas de exclusión”, es ahora un héroe. Los principales canales de televisión le piden entrevistas. Su nombre es Theodore, o Theo. Hay pegatinas de “Justicia para Theo” por todas partes. En las manifestaciones ondeaban pancartas que rezaban su nombre. Los agitadores gritaban su nombre junto al de Alá.

Algunos pocos periodistas han dicho que no es un héroe; que las “zonas de exclusión” son reservas de odio antioccidental, antisemita y antifrancés a punto de explotar. Pero estos periodistas también son precavidos. Saben que podrían ser enjuiciados.

Georges Bensoussan, el autor de origen marroquí de Les territories perdus de La République y Une France soumise está siendo ahora juzgado. El Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF) presentó una demanda contra él. Lo demandan por haber dicho: “Hoy estamos viendo una población distinta en la nación francesa; está causando el retroceso de una serie de valores democráticos a los que nos adherimos” y “Este antisemitismo visceral, demostrado por la Encuesta Fondapol el año pasado, no puede seguir silenciado”.

Se asignaron inmediatamente jueces al caso. El veredicto estaba fijado para el 5 de marzo. Si Bensoussan no es sentenciado, es seguro que el CCIF apelará. Bensoussan proviene de la izquierda. Es miembro de J Call (European Jewish Call for Reason), un movimiento que critica “la ocupación de Israel de la Margen Occidental” y pide “la creación de un Estado palestino viable”. Ni siquiera esas posturas bastan ya para protegerlo. La Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo (LICRA), organización fundada en 1927 para combatir el antisemitismo, apoyó al CCIF. Las organizaciones que supuestamente combaten el antisemitismo en Francia parecen en su lugar aferrarse a la vana ilusión de apaciguar a sus verdugos. Nunca mencionan el antisemitismo musulmán, y ahora se han unido de lleno a la lucha contra el “racismo islamófobo” contra autores judíos como Georges Bensoussan.

En abril se celebrarán elecciones en Francia. El Partido Socialista eligió a un candidato, Benoît Hamon, apoyado por la UOIF (Unión de Organizaciones Islámicas de Francia), la rama francesa de los Hermanos Musulmanes.

La extrema izquierda y los comunistas también tendrán candidato, Jean-Luc Mélenchon, admirador incondicional de Lenin, Hugo Chávez y Yaser Arafat.

Hamon y Mélenchon obtendrán probablemente el 15% de los votos cada uno.

Y un tercer candidato de la izquierda, Emmanuel Macron, es exmiembro del gobierno socialista de Francia con François Hollande. Para captar el voto musulmán, Macron fue a Argelia y dijo que la colonización francesa era “un crimen contra la humanidad”. Afirmó varias veces que la cultura francesa no existe, y que la cultura occidental no existe tampoco; pero añadió que la cultura musulmana árabe debía tener “su lugar” en Francia.

El candidato conservador, François Fillon, promete combatir el islam suní, pero dice que quiere una “fuerte alianza” entre Francia, los mulás de Irán y Hezbolá. Su reputación ha quedado muy perjudicada por un escándalo de “trabajos ficticios”. Ha atacado a la comunidad judía francesa, presumiblemente para asegurarse el voto musulmán. Dijo que no respeta “todas las normas las de la República”. Ha dicho que Israel representa una amenaza para la paz mundial.

Marine Le Pen, la candidata del Frente Nacional, podría parecer la más decidida a enderezar Francia, pero su programa económico es tan contraproducentemente marxista como el de Hamon y Mélenchon. Le Pen también quiere atraerse al electorado musulmán. Fue a El Cairo hace unos meses para reunirse con el gran imán de Al Azhar. Como los demás partidos políticos franceses, su partido apoyó las posturas antiisraelíes del expresidente de EEUU, Barack Obama, así como la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el pasado 23 de diciembre.

Probablemente Le Pen gane la primera de las dos vueltas electorales, pero es casi seguro que será derrotada en la segunda vuelta: todos los demás candidatos apoyarán al candidato que se le enfrente, probablemente Macron o Fillon (si sigue en la carrera). Le Pen podría pensar que, en cinco años, la situación de Francia será aún peor, y que entonces tendrá posibilidades reales de ser elegida presidenta.

Hace unos meses, en el libro La Guerre civile qui vient, recientemente publicado, el columnista francés Ivan Rioufol escribió: “El peligro no es el Frente Nacional, que sólo es la expresión de enfado de un pueblo abandonado. El peligro son los vínculos cada vez más estrechos entre la izquierda y el islamismo (…). Hay que frenar ese peligro”.

 

Comentarios

30 comentarios en "De la ‘Grandeur’ a la ‘Merde’: La espiral de muerte de Francia"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Velosolex Orbea
Velosolex Orbea
21/03/2017 1:38

Conozco, desde finales de los 70, medianemente bien Francia, y tódo lo que acabo de leer es impecablemente exacto, no hay ni un ápice de exageración.

jonny
jonny
21/03/2017 0:07

o patriotas o mundialistas, no queda otra y para España por supuesto tambien

F.R.A.N.C.O.
F.R.A.N.C.O.
21/03/2017 1:20

La leña que se reparte por bajo cuerda en Francia no tiene parangón… si, están en guerra civil.. para verlo solo hay que levantar la manta.

Pepepep
Pepepep
21/03/2017 7:32
Un poco de historia, en Lepanto estaban con los turcos, en el siglo XIX, mientras la Santa Rusia luchaba contra el imperio otomano, quiénes defendían a los otomanos y querían que Bulgaria, Hungria yugoslavia Grecia, etc. siguieran oprimidos bajo el dominio otomano… la famosa DERROTA franco britanica de BALACLAVA era lucha contra la Santa Rusia era porque luchaban contra los turcos; después acogieron y protegieron a jomeini financiando su golpe contra Reza Phalavi para reimplantar teocraciad musulmanad como la iraní y las qie han venido después. Por lo tanto: el GABACHÉ A LA MERDE y quien siembra basura come MIERDA
Martin Vainer
Martin Vainer
21/03/2017 15:18

Tienes toda la razon, el gobierno de Francia Historicamente es un desastre.

Horazib
Horazib
22/03/2017 12:46

Si le abres las puertas a tu enemigo ¿qué pasará en tu casa? No hay que ser muy genio.

Bellotero
Bellotero
21/03/2017 11:31
El problema de Francia es que debajo de su Grandeur masónica, subvencionada y luciferina siempre hubo mucha mierda. Mierda acumulada en siglos de maldad, avidez, codicia, cobardía. Los peores vecinos del mundo :los camiones volcados, el chantaje permanente de las electricas y de la energia nuclear, la influencia de su masoneria en la izquierda española anti-española, el santuario de ETA, la leyenda negra, el favorecimento del nacionalismo-aunque digan lo contrario, el pacto de su rey Francisco I con turcos, par joder a España, la influencia en la independencia de hispanoamerica,su influencia en el desmantelamiento de la industria española,el 11 m,… Leer más »
Cura perez
Cura perez
21/03/2017 20:46

De que nacionalismo hablas?? Del catalan no sera, con la catalunya nord(rossello-llenguadoc) bajo su control y el peligro que para ellos supone eso ..ni de coña. Una republica catalana libre y soberana es una pesadilla para los franceses, igual que una euskal herria independiente por los mismos motivos.

Frédéric
Frédéric
21/03/2017 12:39

“el chantaje permanente de las electricas y de la energia nuclear” ¿ Me puedes explicar en qué consistiria ese chantaje?

Bellotero
Bellotero
21/03/2017 15:30

Francia desestabiliza los mercados eléctricos de sus vecinos europeos

La mitad de las importaciones francesas proceden de España y Alemania quiere limitar la interconexión

Carmen Monforte / Bernardo de Miguel

Madrid / Bruselas

Crápula
Crápula
21/03/2017 11:29

De seguir por esa senda es cuestión de tiempo que facciones leales del ejército den un golpe sobre la mesa. Y lo mismo deberían hacer Alemania, Austria, Italia y España. Es la única posibilidad que Europa tiene de salvarse.

Álex
Álex
21/03/2017 14:28

Los ejército europeos ya no existen, fueron desmantelados haciéndolos “profesionales”.

el frances
el frances
21/03/2017 10:17

Con solo 84 soldados el Fidel Castro monto su DICTADURA CRIMINAL que ha dominado al pueblo mas de medio siglo.Imaginense con 7 millones de musulmanes en el territorio francé y con una población educada en la pusalinimidad..No durarán ni media torta.Ya es demasiado tatde. Francistan, el futuro.

Sahajosa
Sahajosa
21/03/2017 9:46
Artículo que retrata suncintamente como esta Francia. Pero vuelve a errar en la solución: solo es intolerable el islam radical. Incluso Ivan Rioufol que es quien propone soluciones más radicales se queda corto. El objetivo es que no haya ningún musulman porque no se puede dejar la simiente del Islam para que en el futuro cause un problema mayor. Por otra parte debemos abrirnos a asimilar a quien siendo musulman e izquierdista como Georges Bensoussan. Este hombre ha sido el primero que ha dado la voz de alarma sobre lo que todo el mundo sabía. Si amamos nuestros origenes cristianos… Leer más »
divisionazul74
divisionazul74
21/03/2017 14:02
No hay islam moderado, sólo las circunstancias externas determinan la radicalidad o no del sujeto en cuestión. Si ven a un barbudo fanático pasear por las calles de París machete en mano, ése, será más radical que nadie, si en cambio se controla de una vez la entrada de inmigrantes y se controla el islam y la sharia, ése, quizá sea un hombre más, que practica su religión y no se mete con nadie. Por tanto el problema es el de siempre, la fuerza se impone, y en Europa pronto lo veremos. Amén al artículo, una gran verdad, que nuestros… Leer más »
Unomás
Unomás
21/03/2017 7:50

Cada pecado conlleva su penitencia, y Occidente ha pecado mucho, mucho, mucho de apostasía y por consiguiente de todo lo demás. Para los ateos, hay un refrán que dice que se recoge lo que se siembra. Y ya es tiempo de cosecha.

Hispanicus
Hispanicus
21/03/2017 13:41

Islam, protestantismo, masoneria, marxismo, shoa, mundialismo. Todo un continuum historico en occidente para atacar, dividir y enfrentar a los pueblos europeos, desde la caida del imperio romano, con un elemento comun : el autoproclamado pueblo elegido ungido por su dios para dominar el mundo. Estamos inmersos plenamente en la era post nacional. Caido el bastion del catolicismo con un Vaticano podrido hasta las orejas, solo queda hacer germinar un europatriotismo de raiz cristiana, antijudio y antimusulman. Desde los Balcanes hasta Irlanda, desde Rusia hasta España, tenemos que elevar una sola voz bajo una sola consigna: Europa y patria.

Pedro
Pedro
21/03/2017 3:09

politicamente incorrecto
politicamente incorrecto
21/03/2017 8:17

Por lo que he visto.El famoso Theo es hijo de ex diplomatico Africano ,no recuerdo ahora el pais.Parece ser con algun caso de corrupcion.No seria muy importante pero metido en politica.A que santo va el Hollande al hospital.Segun criterio medico,si le hubieran desgarrado el ano o intestino como dicen aun estaria en el hospital y boca arriba.Y casualidad ,estudiantes en vacaciones.Para aglutinar la ira de estudiante y la racaille.Al final disturbios.Como siempre huele mal.

x tro
x tro
21/03/2017 13:02

parados montando en bicicleta falta de futuro de prespectivas sociedad totalmente aborregada cotrol total de los medios de comunicacion crisis economica brutal millones de familias con todos los miembros en paro millones y millones de parados deuda ilimitada alcoholismo infantil la edad es ahora para los botellones de 13 años aumento de la delincuencia bandas maras colonizacion de barrios enteros sindicatos de mierda esceso de horas de trabajo precariedad laboral contratos temporales homosexualizacion masiva macroestafas politicos controlando las electricas alimetacion transgenica tratados como el ceta ya aprovados con canada

x tro
x tro
21/03/2017 12:49
envenenamiento masivo de la sociedad europea españa se lleva la palma los medios de comunicacion haciendo ver que vivimos en una sociedad una democracia normal frustracion de la juventud y no tan juventud falta de futuro salarios precarios impuestos mas altos de la ocde y de europa truncamiento de la las posibilidades de tener una vida normal falta de un futuro precariedad falta de moralidad imposibilidad de adquirir una vivienda digna imposibilidad de independizarse de la famila inmigracion masiva destructiva falta de valores telebasura los nativos ciudadanos de tercera en su propia casa plan calergi politicos y jefes de estado… Leer más »
Gregorix
Gregorix
21/03/2017 9:56

Los últimos artículos de AD no aportan un solo foco de luz y esperanza. Todo es malo y sin solución; un pensamiento 0% europeo y 0% identitario.

Nota del administrador: Es que esto no es el consultorio de la señorita Pepis. Métase en una secta y tal vez allí encuentre “luz y esperanza”. Claro que si quiere, en los próximos artículos, para contentarle a usted, recarcamos que Europa es una especie de jardín del edén donde no hay nada de lo que debamos inquietarnos.

Max
Max
21/03/2017 20:21
Los franceses están hasta las narices y siguen manteniendo lo del multiculturalismo, el relativismo (aquí Einstein, la teoría de la relatividad, como decía Nicolas Tesla, es un cuento chino), es que los dirigentes responsables de verdad creen en eso?, que van a creer, como rayos van a creer en algo que cualquiera ve que no es verdad, siglos de demostraciones, España, que pasó en España, 7 siglos de guerra contra el Islam, hubo convivencia con los otomanos??? que se lo pregunten a húngaros, rumanos y eslavos, una pura falacia. Parece que quieren mantenernos en el conflicto permanente, en el terror… Leer más »
Lola
Lola
21/03/2017 17:03
Tengo como libro de cabecera en mi mesita de noche Derrota Mundial. Salvador Borrego. Cada vez que lo releo todas estas noticias no me resultan extrañas.Es cómo el manual para entender y “ventear” quien está cualquier acontecimiento o movimiento; incluso tras líderes que parecen ser identitarios y que no son sino dobles agentes al servicio de los amos del mundo. No se por qué nada me sorprende. Es todo enormemente predecible. Esto, señores, es lo que nos hemos ganado a pulso. Cuando algunas levantábamos la voz era predicar en el desierto. El calificativo más dúlce que nos proferían era el… Leer más »
Unomás
Unomás
22/03/2017 7:56

Muy bien pudo Pelayo haberse rendido ante los nuevos amos en el siglo viii. Pero no lo hizo. Se defendió con piedras contra la potencia mundial emergente, el Islam. Así que, aquí no se rinde ni Dios! Esto es España, ármate con lo que puedas y defiéndete.

x tro
x tro
21/03/2017 13:10
NS80
NS80
21/03/2017 16:09

Bueno como veo que aquí hay muy buenos/as comentaristas como Loreley o Crápula, que están muy preparados para la lucha y guiar al ganado por su estupidez manipulada! ya no pinto nada más por aquí. Si alguien quiere seguirme estaré en un blog húngaro, solo personas de la confianza del administrador les diré el blog donde me pueden seguir, un saludo!

H2SO4
H2SO4
Hoy 3:30

Francia está condenada por alojar a esos malo elementos.

wpDiscuz