17/03/2017
REDACCION | 4750 lecturas

Salvador Gras, el nombre del canalla: El párroco separatista de Palafolls niega a la cofradía de Bermán salir desde la iglesia

Óscar Bermán, al frente de la procesión en 2016

Óscar Bermán, al frente de la procesión en 2016

José. L. R/AD.- Arzobispos como Martínez Sistach, obispos como José María Setién, arciprestes como José Ramón Treviño, monjas como Teresa Forcades, o el mosén de Palafolls, Salvador Gras, han estado y están permanentemente exhibiendo su hispanofobia con declaraciones que alegra los oídos del independentismo catalán, cuando gran parte de esos secesionistas solo le bailan el agua por su antiespañolismo y no por su catolicismo. Son el ejemplo palmario de la complicidad de un sector de la Iglesia y la Conferencia Episcopal inoperante, en el hecho gravísimo de haber convertido esa institución en Cataluña y en Vascongadas, en una sucursal servil del separatismo, incluso, en momentos en los que los escándalos por corrupción política han venido precisamente en parte, de la mano de aquellos a los que esa Iglesia ha rendido especial pleitesía.

Esa permisividad y complacencia de la jerarquía católica con los independentistas, contrasta con el firme rigor mostrado contra el Padre Calvo, párroco de Villamuñío (León), por ejercer valientemente la libertad de expresión y contar lo que otros callan; o con el tratamiento dado en 2003 a don Jaime Larrinaga, párroco de Maruri (Vizcaya), que tuvo que abandonar la parroquia donde fue sacerdote durante 34 años por enfrentarse abiertamente con la verdad a los separatistas y terroristas vascos; la presión ejercida por el PNV llevaron a la jerarquía eclesiástica a lo políticamente correcto: “El Padre Larrinaga fuera del País Vasco”.

A los ojos de los creyentes españoles, la jerarquía católica se ha convertido en una gran mentira, pues forma parte del problema de España y no de la solución. La última de sus hazañas ha sido denigrar y calumniar a la Guardia Civil a través de organizaciones satélites que todos conocemos, y que se dedican a mantener sus chiringuitos promoviendo la entrada y permanencia de ilegales en España; la mayoría de esos ilegales, procedentes de países africanos musulmanes, donde los católicos están siendo literalmente masacrados.

Ante este cúmulo de despropósitos y de contrariedades, es lógico que los católicos españoles se pregunten desde hace algún tiempo, si no tendrán mucho que ver las más altas magistraturas de la Iglesia en toda esta babel de hispanofobia en que se ha convertido nuestra Patria.

Muchos, los más jóvenes, pensarán que el antiespañolismo ha entrado ahora en la Iglesia, pero no, desgraciadamente entró hace mucho tiempo, cuando el nacionalismo vasco encontró en una parte del clero un apoyo incondicional, tan incondicional, que hubo sacerdotes que llegaron a negarse a oficiar funerales por las víctimas de ETA. Un ejemplo más reciente lo encontramos en julio de 2002, cuando tres obispos vascos no hicieron otra cosa que manifestar pública y oficialmente, su apoyo, no solo al independentismo, sino al terrorismo sanguinario de ETA que legalmente encubrían los que hoy, se sientan felizmente en las Instituciones amorrados a la ubre de ese Estado del que urge separarse. A la hora de buscar algunas de las causas de este desafío eclesial a la unidad de España, hemos de ser coherentes para no hurtar a nuestro pueblo la verdad ante un comportamiento anticristiano y escandalizante de quienes debieran dar ejemplo, no solo a sus diocesanos, sino a todos los españoles.

Para complementar y contribuir a que se produjera lo que hoy es evidente, nada más absurdo que entregar el poder político, económico, cultural y hasta eclesiástico, a quienes, con todos los instrumentos sociales que ello conlleva, se proclaman reiteradamente no españoles y piden una y otra vez, en España y fuera de España, la independencia. Si a eso se añade la colaboración con los independentistas en el Congreso de los Diputados para lograr votaciones mayoritarias, no puede sorprendernos lo que ahora sucede.

Piénsese por ejemplo, en que las últimas generaciones –con la tolerancia de las Instituciones españolas-, han sido adoctrinadas concienzudamente en Cataluña y Vascongadas en el odio a España. Ahora se está recogiendo la cosecha de la cizaña que tan copiosamente se sembró, abonó y regó.

Tampoco puedo arrinconar el recuerdo, bien triste y demoledor, de los recintos en los que se formó ETA, de los templos en los que se ocultaron armas asesinas, y de sacerdotes cómplices o encubridores de los criminales.

Ser obispo, monja o sacerdote, no puede ni debe ser máscara protectora para perturbar la convivencia pacífica, así como dar origen o fortalecer problemas que agraven o aumenten la discordia. Si esta durísima lección sirviera, para que a la invocación del nombre de España, todas las Instituciones y los dirigentes políticos formasen un frente común para defender la unidad de todos los españoles, yo mismo me felicitaría y me daría por satisfecho, porque ello, aparte de ser un punto de partida para su corrección, sería una prueba de que ser español y poder continuar siéndolo, es mucho, muchísimo más importante y trascendental, que estar afiliado a cualquier partido político o sindicato.

El párroco de Palafolls, un canalla separatista

Un año más la Iglesia se desvincula de la procesión de Semana Santa que organiza la Cofradía de San Luis y Santa María. El cura separatista de las parroquias de Palafolls y Malgrat, mosén Salvador Gras, ha dejado claro que la entidad está constituida con estatus civiles y que por tanto no tiene ninguna relación con la Iglesia (sic). Este año, la Cofradía quiere trasladar la procesión del barrio de San Luis en el centro de Palafolls, con la intención de salir desde el interior de la Iglesia de Santa María. Al respecto ya han comunicado la petición al Padre, que ha desvinculado la parroquia con la procesión prevista para el próximo 14 o 15 de abril.

Con su negativa, el cura separatista ha queriso marcar distancias con el Cofrade Mayor y concejal de Soluciona, Óscar Bermán, debido a su permanente compromiso con la españolidad y catolicidad de Cataluña. En vez de preocuparse por las patéticas cifras en cuanto a número de asistentes a los oficios religiosos en Palafolls y Malgrat, Salvador Gras ha querido congraciarse con los sectores más radicales de sendos municipios. Si no estuviera consumido por el sectarismo y la cobardía, al encanallado mosén no le sería nada difícil relacionar a los votantes de Bermán entre los escasos asistentes a los actos litúrgicos que tienen lugar en Palafolls.

El año pasado, mosén Salvador también impidió que la Cofradía de San Luis y Santa María saliera desde el interior de la parroquia de San Luis.

 

Comentarios

12 comentarios en "Salvador Gras, el nombre del canalla: El párroco separatista de Palafolls niega a la cofradía de Bermán salir desde la iglesia"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Gerard Bellalta
Gerard Bellalta
18/03/2017 8:33

No solo en Palafolls, tenemos que darnos cuenta que esto es Castalunya. Donde yo resido pasa lo mismo , esto es una orden de los arzobispos, es mas ,esto no es Andalucía . Oscar no te rasgues las vestiduras, cuando quemen iglesias nos guardaremos los extintores.

Julio C Fraga
Julio C Fraga
18/03/2017 11:22

Sr Bellalta tiene usted mas razón que un santo, simplemente es lo que se merecen.

elburrodeosborne
elburrodeosborne
18/03/2017 14:20

Tenemos que parar los atentados a la libertad de expresión , en este caso una procesión religiosa acompañada por una expresión artística que nos regala la hermandad de legionarios . Cuánto odio tiene esta gente a España.

Gerard Bellalta
Gerard Bellalta
18/03/2017 16:19

Uno de los grandes problema son los propios curas de las diócesis,
que están comprados por las subvenciones de los ayuntamientos rojo que están copando la fe cristiana muchos de los que asisten a las misas diarias son los mas anti cristianas solo que da echarnos al monte pero sin curas rojos Franco fusilaba a los curas Rojos que eran los precursores del ariconeo eclesiástico. Curas como el padre calvo o el padre custodio ya quedan pocos, hombres enteros con fe cristiana

Enellimbo
Enellimbo
19/03/2017 21:36

Vosotros no practicais la fe de Cristo. El era partidario del amor y el perdon. No de fusilar y eliminar a aquel que pensava diferente.

Don Pelayo
Don Pelayo
20/03/2017 13:07

Cristo dijo que se pusiera a otra mejilla, no dijo de ponerlas mas veces, y que yo sepa, El, expulsó del templo a los usureros y vendedores a patadas,…¡es que todo tiene su limite!, hasta el mismísimo Dios se cansó de aguantar, así que fijese los demás, que somos simples mortales.

uno
uno
18/03/2017 22:03

la iglesia católica española, los que mandan, son los autenticos culpables. los obispos y arzobispos son culpables de la deriva nacionalista. por lo menos en un gran porcentaje. ya no se acuerdan lo que sucedió en el 36 con sus colegas. es un episodio mas de como España está en bancarrota. salvo algún obispo noble-que se le escucha-el resto es auténtica escoria. saludos amigos de AD

luchanadj
luchanadj
18/03/2017 15:23

Otra carroña a la orden judeo-masónica de Bergoglio. Maldito jesuita que ha llegado a la Iglesia para acabar con ella desde dentro, el sueño de los masones hace siglos, se está cumpliendo…hasta que no acabemos en la más absoluta de las ruinas en Europa no pararán estas sabandijas del infierno.

Jacinto Benavaente
Jacinto Benavaente
20/03/2017 0:23

Esto se arregla a la hora de la Declaracion de la Renta. Cero patatero a la Iglesia Católica.

Don Pelayo
Don Pelayo
20/03/2017 13:10

No Jacinto, la Iglesia es mucho mas que estos mamarrachos, y necesita de nuestra solidaridad y apoyo. Simplemente hay que denunciar a quienes ensucian y denigran a la Iglesia.

Cura perez
Cura perez
20/03/2017 14:01

Bien por el mossen!! Fuera los pijonazis de nuestros pueblos!!!

Cristiana
Cristiana
21/03/2017 16:33

Comentarios gratuitos, sin saber de quién hablan.
Este párroco es de los mejores que he conocido y la Iglesia está más llena que nunca.

wpDiscuz

Comentarios recientes