13/03/2017
REDACCION | 4321 lecturas

Inmigración: El ejército de reserva del capital

Alain de Benoist/Katehon.- Este movimiento significa ejercer presión a la baja en los salarios de los trabajadores europeos, reducir su celo de protesta, y además, romper la unidad del movimiento de los trabajadores. Los grandes jefes, “siempre quieren más”.

Cuarenta años más tarde, nada ha cambiado. En un tiempo en que no hay partido político que se atrevería a pedir una mayor aceleración del ritmo de inmigración, sólo los grandes empresarios parecen estar a favor de ello – simplemente porque está en sus intereses. La única diferencia es que los sectores económicos afectados ahora son más numerosos, van más allá del sector industrial y el sector servicios de catering y hostelería – ahora incluye a las otrora profesiones “protegidas”, tales como ingenieros y científicos de computadoras.

Francia, como sabemos, empezando desde el siglo 19, extendió el brazo enormemente a inmigrantes extranjeros. La población inmigrante era ya de 800.000 en 1.896, solo alcanzó 1.2 millones en 1911. La industria francesa era el centro primario de atracción para inmigrantes italianos y belgas, seguidos por inmigrantes polacos, españoles y portugueses. “Tal inmigración, no cualificada, no sindicada, permitió a los empleados evadir los requisitos crecientes pertenecientes a la ley laboral” (François-Laurent Balssa, “Un choix salarial pour les grandes entreprises” Le Spectacle du monde, Octobre, 2010).

En 1924, a iniciativa del Comité para minas de carbón y grandes granjeros del noreste de Francia, se fundó una “agencia general para la inmigración” (Société générale d’immigration). Abrió oficinas de empleo en Europa, que operaban como bombas de succión. En 1932 había 2.7 millones de extranjeros en Francia, esto es, el 6,6% de la población total. En este tiempo, Francia mostraba el más alto nivel de inmigración en el mundo (515 personas por cada 100.000 habitantes). “Esto fue un camino práctico para un gran número de grandes empresarios que ejercieron presión a la baja en los salarios… desde entonces el capitalismo entró en la competición de la fuerza de trabajo extendiendo el brazo a los ejércitos de reserva de los gana-salarios”.

En el periodo posterior a la segunda guerra mundial, los inmigrantes empezaron a llegar cada vez con más frecuencia desde los países del Magreb; primero desde Argelia, y después desde marruecos. Camiones fletados por grandes compañías (especialmente en las industrias del automóvil y la construcción) llegaron con cientos de inmigrantes reclutados en los asientos. Desde 1962 a 1974, cerca de dos millones más de inmigrantes llegaron a Francia de los que 550.000 fueron reclutados por el Servicio de Inmigración Nacional (SIN), una agencia estatal, aún controlada bajo la mesa por los grandes negocios. Desde entonces, la ola ha continuado creciendo. François-Laurent Balssa apunta que cuanto ocurre una falta de fuerza de trabajo en un sector, entre estas dos posibilidades uno debe elegir entre subir el salario, o debe echar el brazo a trabajadores extranjeros. Normalmente era la segunda opción la favorecida por el Consejo Nacional de Empresarios Franceses (CNEF) y desde 1998 por su sucesor, el Movimiento de Empresas.

Esta elección, que sostiene el testigo del deseo por los beneficios a corto plazo, retrasó el avance de las herramientas de producción y la innovación industrial. Durante el mismo periodo, sin embargo, como ejemplo que Japón demuestra, el rechazo de la inmigración extranjera, mientras se favorecía la fuerza de trabajo interna, permitió a Japón que lograse su revolución tecnológica, poniéndose delante de muchos de sus competidores occidentales.

Los grandes negocios y la izquierda; una santa alianza

Al principio, la inmigración era un fenómeno enlazado con los grandes negocios. Todavía continúa estando en este camino. Aquellos que claman siempre por más inmigración son las grandes compañías. Esta inmigración está de acuerdo con el espíritu del capitalismo, que apunta a la eliminación de las fronteras (“laissez faire, laissez passer”). “Mientras obedece a la lógica del “dumping” social, Balssa continúa, un mercado laboral “de bajo coste” ha sido así creado con los “indocumentados” y los de “baja cualificación” funcionando como una solución intermedia “de mil usos”. Así, los grandes negocios han extendido su mano hacia la extrema izquierda; los primeros apuntando al desmantelamiento del estado del bienestar, considerado demasiado costoso, los segundos para matar el estado-nación considerado demasiado arcaico”. Esta es la razón por la que el Partido Comunista Francés (PCF) y la Unión de Sindicatos Francesa (USF) –que han cambiado radicalmente desde entonces- habían batallado, hasta 1981, contra el principio liberal de fronteras abiertas, en el nombre de la defensa de los intereses de la clase trabajadora.

Para el otrora inspirado católico liberal-conservador, Philippe Nemo, solo confirma estas observaciones:

“En Europa, hay gente al cargo de la economía que sueñan con traer a Europa trabajadores baratos. En primer lugar, para hacer trabajos por los que la fuerza de trabajo local es pequeña; en segundo lugar, para ejercer considerable presión a la baja en los salarios de otros trabajadores en Europa. Estos “lobbies”, que poseen todos los medios necesarios para ser escuchados, o por sus gobiernos o por la Comisión en Bruselas, están hablando en general, tanto a favor de la inmigración como de la ampliación de Europa – que facilitaría considerablemente las migraciones laborales. Son correctos desde su punto de vista – una vista desde la pura lógica económica […] El problema sin embargo, es que uno no puede razonar sobre este asunto en términos puramente económicos, dado que el influjo de población extra-europea tiene también graves consecuencias sociológicas. Si estos capitalistas ponen poca atención a este problema, es quizá porque disfrutan, en general, de beneficios económicos de la inmigración sin sufrir ellos mismos de sus contratiempos sociales. Con el dinero ganado por sus compañías, cuya rentabilidad está asegurada de esta manera, pueden residir en bonitos barrios, dejando a sus compatriotas menos afortunados que puedan con su propia población extranjera en las áreas suburbanas pobres” (Philippe Nemo, Le Temps d’y pense r , 2010).

Según figuras oficiales, los inmigrantes que viven en hogares regulares suman 5 millones de personas, lo que era el 8% de la población francesa en 2008. Los nichos de los inmigrantes, que son descendientes directos de uno o dos inmigrantes, representan 6,5 millones de personas, lo que es el 11% de la población. El número de ilegales se estima que está entre 300.000 y 550.000. (La expulsión de los inmigrantes ilegales costaría 232 millones de euros anualmente, esto es, 12.000 euros por caso). Por su parte, Jean-Paul Gourevitch, estima que la población de origen extranjero que vive en Francia en 2009 está en 7,7 millones de personas (de las 3,4 millones son del Magreb y 2,4 millones del áfrica sub-sahariana), esto es, el 12,2% de la población metropolitana. En 2006, la población inmigrante sumaba el 17% de los nacimientos en Francia.

Francia está hoy experimentando asentamientos de inmigrantes, que es una consecuencia directa de la política de reunificación familiar. Sin embargo, más que nunca antes, los inmigrantes representan el ejército de reserva del capital.

En este sentido es sorprendente observar como las redes en nombre de los “indocumentados”, dirigidas por la extrema izquierda (que parece que ha descubierto en los inmigrantes su “proletariado sustituto”) sirven a los intereses del gran negocio. Redes criminales, traficantes de personas y bienes, grandes negocios, activistas por “derechos humanos”, y empresarios en negro – todos ellos, por virtud del mercado global, se han convertido en los animadores de la abolición de las fronteras.

Por ejemplo, es revelador el hecho de que Michael Hardt y Antonio Negri en su libro “Imperio y Multitud”, apoyan la “ciudadanía mundial” cuando apelan a la retirada de las fronteras, que debe tener como primer objetivo en los países desarrollados, el asentamiento acelerado de masas de trabajadores del tercer mundo de bajo salario. El hecho de que muchos inmigrantes hoy deben su desplazamiento para la externalización, ocasionada por la lógica sin fin del mercado global, y que su desplazamiento es precisamente algo que el capitalismo se esfuerza por encajar a todo el mundo en el mercado, y finalmente, cada territorio adjunto podría ser parte de las motivaciones humanas – no molesta a estos autores en absoluto. Por el contrario, anotan con satisfacción que “el capital mismo requiere movilidad incrementada del trabajo así como migración continua a través de las fronteras nacionales”. El mercado mundial debería constituir, desde su punto de vista, un marco natural para la “ciudadanía global”. El mercado “requiere un liso espacio de flujo sin codificar y desterritorializado”, destinado a servir a los intereses de las “masas”, porque “la movilidad lleva una etiqueta de precio del capital, que significa el deseo realzado por la libertad”.

El problema con tal apología del desplazamiento humano, visto como una primera condición de “nomadismo liberal”, es que depende de una perspectiva completamente irreal de la situación específica de los inmigrantes y gente desplazada. Como Jacques Guigou y Jacques Wajnsztejn escriben, “Hardt y Negri se engañan a sí mismos con la capacidad de los flujos de inmigración, pensados para ser una fuente de nuevas oportunidades para valoración del capital, así como las bases para la oportunidad de mejora para las masas. Sin embargo, las migraciones no significan nada más que un proceso de competición universal, mientras que los inmigrantes no tienen más valor emancipador que estar en casa. Una persona “nómada” no está más inclinada a la crítica o a la revuelta que una persona sedentaria” (L’évanescence de la valeur. Une présentation critique du groupe Krisis, 2004).

“Mientras que la gente siga abandonado a sus familias, añade Robert Kurz, y mire por trabajar en todas partes, incluso con el riesgo de sus propias vidas –sola y finalmente serán trituradas por la rueda de molino del capitalismo- ellos no serán los heraldos de la emancipación, sino los agentes de la auto-felicitación del occidente postmoderno. De hecho, solo representan su versión miserable” (Robert Kurz, «L’Empire et ses théoriciens», 2003).

Cualquiera que critique el capitalismo mientras aprueba la inmigración, cuya clase trabajadora es su primera víctima, es mejor que se calle. Cualquiera que critique la inmigración, mientras permanece en silencio sobre el capitalismo, debería hacer lo mismo.

 

Comentarios

22 comentarios en "Inmigración: El ejército de reserva del capital"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
divisionazul74
divisionazul74
13/03/2017 22:53
Europa está en las últimas, estamos sentenciados, y sólo luchando y con sangre sobreviviremos, o nos convertimos al islam, una de dos. Por lo visto ya pagamos a los yihadistas 1.800 euros en ayudas en esta querida ESPAÑA, mientras los españoles seguiremos pagando impuestos para que no les falte nada y que estén fuertes el día que decida inmolarse o ametrallarnos con un fusil de asalto. El funcionario que aprobó el pago a este y otros yihadistas y sus simpatizantes, hay que acusarlo como cómplice YA. Y los barcos cargados de “oro” puro deben ser devueltos a la costa más… Leer más »
el frances
el frances
14/03/2017 7:27

Los criminales estados europeos (los que aparentan ser de derechas y los que aparentan ser de izquierda ) estan cumpliendo la hoja de ruta del Soros.
DESATIENDEN DESPIADADAMENTE los pobres ,excluidos y sin techo nacionales y se apresuran a traves de las ONGS lacayas, en gastar SUMAS DE DINERO COLOSALES(que no tienen) en promover y financiar la INMIGRACIÓN MASIVA de culturas que nos desprecian y odián .Pero tranquilos que los oligarcas y las élites ya tienen casa , sus dineros y oro en el extranjero ,para el DÍA QUE TODO REVIENTE.

TASIO
TASIO
14/03/2017 10:44
Excelente artículo, aunque muy fijado en la vertiente económica del problema. Habría que completarlo con una visión del drama social que supone en algunos barrios y ciudades el tema de la inmigración como sucede en l´Hospitalet, mi ciudad. Las prinpales características serían la expropiación a los españoles de todos los derechos sociales y económicos después de tributar y cotizar durante décadas para repartirlos con gente que nun ha cotizado ni ha tributado nunca, campañas salvajes de lavado de cerebro para convencer de las “bondades” de la inmigración masiva, eutanasia masiva de enfermos y ancianos en servicios de paliativos y residencias… Leer más »
JORGE
JORGE
13/03/2017 22:18
No se por qué aparece una foto de artículo con solo población de raza negra como símbolo de inmigración, cuando debería ser, al menos para el caso español, una foto de las afueras de una oficina de empleo, en un día hábil… La gente de raza negra habitualmente entra saltando las vallas o escondida dentro de habitáculos secretos en coches, gente de otras razas o regiones del mundo entran “legales” como “turistas” y después no se van más, no hay mucha diferencia más que unos tienen un poco más de pasta que otros, si también incluimos a los refugiados que… Leer más »
A.Enrique
A.Enrique
14/03/2017 13:30

La masonería no va a descansar hasta que no quede ni un blanco en suelo Europeo.

H2SO4
H2SO4
14/03/2017 18:53

yo pienso que le saldrá el tiro por la culata.

mad
mad
14/03/2017 17:20

Perfectamente definido.

Tania
Tania
14/03/2017 13:26

En la empresa que trabajaba mi padre,sector gasolineras,despidieron a 7 trabajadores y contrataron a 7 extranjeros con el visto bueno de los representantes sindicales,por eso recomiendo que se ponga gasolina al coche en gasolineras Low Cost por lo menos no se coje el cabreo de ver como esa gente te quita tu puesto de trabajo.

JORGE
JORGE
14/03/2017 16:05
Bueno, generalmente cuando una empresa privada despide o no renueva el contrato a trabajadores nacionales, y al poco tiempo o inmediatamente contratan a extranjeros, puede deberse 2 motivos: -1 la empresa privada se hartó de las exigencias de derechos de los trabajadores nacionales y deciden contratar a extranjeros que sepan desempeñar las mismas labores, pero con menos paga o con menos derechos, un ejemplo perfecto son las empresas de cosechas de frutas que regularmente contratan a latinoamericanos, subsaharianos y demáses extranjeros a cosechar la fruta apenas con los complementos mínimos de trabajo o con la paga también al mínimo, dado… Leer más »
ROSLYN
ROSLYN
14/03/2017 16:58
Probablemente sea Ud. un inmigrante de baja o nula cualificación profesional procedente de un país subdesarrollado donde esa situación es la norma. Le puedo decir que los profesionales españoles , tanto los licenciados como los obreros son de lo mejor del mundo. Los médicos tienen una gran aceptación en el extranjero por su intensa preparación , sabe Ud. lo que es poder aprobar el MIR. en tanto que en los paises sudamericanos cualquier título se puede comprar a un precio módico y digo comprar en su exacta aceptación, sin tener que haber pasado por la universidad. Igual le podría decir… Leer más »
RSLYN
RSLYN
14/03/2017 10:41
Es la inmutable ley de la Oferta y la Demanda. Cuando se demanda un millón de empleo y se ofertan solamente cien mil. Las pretensiones de los solicitante caen considerablemente. Mas aun cuando los solicitantes proceden de latitudes donde sobreviven con muy pocas disponibilidades y aceptan como algo prospero unas condiciones que el autóctono del país de acogida las considerarían indignas . A los autóctonos los condenan a aceptar esas condiciones laborales por debajo de lo que hubiesen aceptado en otras condiciones o la más absoluta miseria y al paro crónico. Paradójicamente de estos autóctonos salen los que crean y… Leer más »
Martin
Martin
14/03/2017 12:29

Nos costo tener estos sueldos que tenemos no son para tirar cuetes pero el dinero daba para mas en el régimen franquismo, esta gente quien la esta metiendo para trabajar por la mitad, o no trabajar porque estos jóvenes vendiendo bolsos para que cierren los comercios , una locura, Rusia que pare la guerra y se ayude a Siria, aquí la izquierda no se mueve por que.

H2SO4
H2SO4
14/03/2017 1:59

peones de la mafia jazara.

Oscar
Oscar
02/04/2017 13:52

Una sociedad es mucho mas que mano de obra barata, si los empresarios de este país llamado España no lo tienen claro como el agua, los que sobran en España son esos empresarios…

!!! Viva España y el real de a ocho !!!

Oscar
Oscar
02/04/2017 13:54

Ademas como si el precio del salario viniera determinado por otra cosa que no sea el Sistema Monetario Internacional… 😉

http://thegreedisgood.blogspot.com.es/2017/04/mis-queridos-empresarios.html

Frédéric
Frédéric
14/03/2017 12:46
El Comunista antifachas
El Comunista antifachas
14/03/2017 17:39

Cómo os jode ver a un negro sentado a vuestro lado en el metro, eh?
Sois unos darwinistas sociales, unos nazis , todo disfrazado de protección a los trabajadores , blancos, claro.
Sois unos racistas de mierda , aunque lo que más me llama la atención de todo esto es que este medio es demasiado blando para lo jodidamente fascistas que son los cavernícolas que comentan estos artículos.
Ojalá os fuerais de aquí en patera, no se necesita más escoria como vosotros.

TASIO
TASIO
15/03/2017 9:15
No me jode ver a un negro sentado a mi lado porque si pasa eso me levanto y si llego y ya está no me siento. Y no nos vamos, nos quedamos resistiendo y no haciendo caso de la propanga patrocinada por las multinacionales del “mestizaje racial”, no dando un duro a la mafia de las ONGs multiracistas, no escuchando a los antirumores pagados con el dinero de todos. Ignorando a esas panchitas culonas y con veinte hijos escondidos que nos persiguen a los españoles para aniquilarnos y acabar con nosotros, a esos moros integristas e intolerantes acudiendo más a… Leer más »
marenostrum
marenostrum
27/03/2017 15:17

¿Quien coño eres tu para saber si nos jode o no ver a un negro sentado en el metro a nuestro lado?. A mi si me molesta, también me molesta la cohorte de progres apátridas como tu, que además sois el acompañamiento coreográfico perfecto de la globalización vs capitalismo.

Unomás
Unomás
15/03/2017 1:14

Qué dices pedazo de guarro? Ven tú a echarnos si tienes valor, ven y verás quién es el mierda. Cobarde.

Español de verdad
Español de verdad
29/03/2017 10:47

Tómate la pastilla y a dormir.

alonso
alonso
15/03/2017 14:25

si tu ves un negro sentao en el metro tu vas corriendo ,le abres la portanuela y te cientas encima de el! ja ja

wpDiscuz