El suicidio de una nación: Alemania acepta la derrota y se somete dócilmente a los yihadistas – Alerta Digital