Echar a los okupas de casa, una odisea que puede durar hasta tres años – Alerta Digital