Tras quedar impune la ofensa de Valencia, la revista Mongolia ataca a la religión cristiana – Alerta Digital