El empoderamiento de los necios del ecologismo político y los hipócritas del macrobotellón – Alerta Digital