Los mitos de Guernica y Badajoz, y la técnica de la falsedad profesionalizada (y III) – Alerta Digital