Un alcalde italiano desesperado escribe a Dios: «Haz que los funcionarios trabajen» – Alerta Digital